Publicidad

Media temporada. Ese es el tiempo que el Viveros Herol Nava llevaba esperando a Ernesto Sánchez, un portero mayúsculo al que una mala tarde, la de la final por el ascenso a Asobal, dejó ‘tocado’ anímicamente durante demasiados meses. Pero en la tarde de ayer, cuando peor lo estaba pasando el conjunto navero ante un desatado Puerto Sagunto, que ya no solo veía cerca la victoria, sino incluso superar el average al líder de la categoría, el guardameta se erigió en fundamental para que el conjunto segoviano diera un tremendo golpe a la clasificación remontando cinco goles de desventaja para terminar consiguiendo el triunfo allí donde casi nadie lo había conseguido.

Tardó el equipo en meterse en el partido, y aunque apoyado en la defensa lograba que la iniciativa del Puerto Sagunto no fuera grande, tardó más de cinco minutos en superar a David Bruixola. Pero, como se esperaba, el tremendo respeto que se tenían los dos conjuntos hacía que ninguno de los dos se desatara, llevando el encuentro bien cogido de las riendas.

El portero sostuvo al equipo cuando peor lo pasaba, y echó el cerrojo cuando el rival buscaba el empate

Las ventajas se fueron alternando en el marcador, pero con las defensas muy activas sin otorgar concesiones más cerca de los nueve metros. Tuvo el Viveros Herol unos buenos momentos mediada la primera parte en la que adquirió dos goles de renta, pero una reacción del equipo local abrió un parcial de 4-0 que le dio la vuelta al partido, y obligó a Dani Gordo a pedir un tiempo muerto y poner a sus jugadores algo más activos, sobre todo en el ataque.

Una exclusión para Marcos Dorado, acompañado de un tanto desde el extremo de Nicolo, pusieron la desventaja en tan solo un gol para los saguntinos, que tiraron de experiencia para minimizar los daños, y maximizar los del rival, porque la exclusión posterior para Andrés Alonso sí fue castigada por los locales con un parcial de 2-0 que llevó el electrónico al 12-9 con el que los jugadores se marcharon a los vestuarios.

DEFENSA, Y MUCHA PORTERÍA

Las sensaciones no eran del todo buenas, porque si bien la defensa había conseguido frenar la producción ofensiva de uno de los conjuntos más realizadores de la competición, en el ataque los nueve goles en treinta minutos no eran ni mucho menos suficientes como para poner en un aprieto a un Puerto Sagunto que inició la segunda parte como terminó la primera, muy fuerte en el 6:0, y encontrando al pivote en su ataque. A los cinco minutos de la reanudación, el 15-10 y con posesión local para aumentar la renta a seis goles amenazaba con sacar al Viveros Herol del partido.

Pero una intervención de Ernesto marcó el comienzo de la remontada, que se tuvo que llevar a efecto como mandan los cánones, poco a poco y apoyándose en lo que mejor sabe hacer el conjunto de Dani Gordo, que es defender con fuerza, y así dar facilidades a su portero. Además, la pareja arbitral comenzó a no ver con tan buenos ojos las acciones de la defensa valenciana, y un par de exclusiones casi seguidas para Diógenes Cruz y Jaka Spiljak, más la correspondiente amonestación para el técnico Vicent Nogués, que estaba viendo venir el cambio de tendencia, favorecieron el parcial para el Nava, que con un 0-4 pasó del 17-12 al 17-16 faltando casi la mitad de la segunda parte.

Era evidente que lo peor había pasado para las huestes naveras, cuya coordinación defensiva estaba fuera de toda duda, aunque las exclusiones también cayeran de su lado. El Puerto Sagunto a duras penas lograba llevar la iniciativa en el marcador, con Bruixola multiplicándose en el marco local para contener al Nava, pero a seis minutos para el final llegó el 20-21 de Agus Casado, y en el ataque siguiente Ernesto realizó una sensación intervención para salvar el empate.

LA VETERANÍA PARA SENTENCIAR

Después de todo el partido remando, el Viveros Herol se encontraba con un poco de viento a favor, y decidió aprovecharlo con un ataque largo que de nuevo culminó Agus, siempre descarado hacia la portería contraria. Y aún tuvieron los segovianos una oportunidad para meter tres goles de renta y vivir un final de partido más tranquilo, pero el 4:2 con mixtas a Carlos y Agus llevó a un ataque segoviano algo descoordinado que sacó Bruixola para que Diógenes Cruz pusiera la desventaja local en tan solo un gol.

Tuvo el equipo de casa una opción de igualar el partido, pero Ernesto rubricó su tremenda tarde sacando un remate en los seis metros que, tras el oportuno tiempo muerto, hizo bueno Darío colocado el 21-23 a veinte segundos para la conclusión, certificando una victoria de muchísima categoría para el líder de la División de Honor Plata.