Agustín Casado intenta superar a un rival del Aranda. / A. MARUGÁN
Publicidad

Primera prueba superada. El Viveros Herol Nava se impuso al Villa de Aranda, no sin sufrimiento (25-26), en su primer partido de la pretemporada, en la ya tradicional cita veraniega de Campaspero (Valladolid). Los dos conjuntos castellanos volvieron a medirse en el periodo estival, en una temporada en la que no coincidirán al ascender el plantel de Dani Gordo a Asobal. Buena primer tiempo el ofrecido por el cuadro navero, aunque con cosas por mejorar, que se vio empañado tras el descanso con un contrincante que se repuso para ir a más. El enfrentamiento sirvió sobre todo como toma de contacto y para calibrar el estado de forma de los jugadores tras las primeras sesiones. Además, las nuevas incorporaciones fueron tomando peso en el esquema del técnico vallisoletano, que espera mantener la firmeza en defensa y la verticalidad en ataque.

Tras los compases de apertura, el Viveros Herol pronto tomó la iniciativa del choque. Las primeras semanas de entrenamientos derivaron en un enfrentamiento en el que el término ‘amistoso’ quedó para anunciar el cartel. Con intensidad y seriedad, y aunque todavía les queda un importante margen de mejorar de cara al arranque liguero, los naveros construyeron un andamiaje sólido y efectivo en ataque para mandar en el marcador. A los diez minutos la renta era de tres goles (2-5) y a los 20, de cuatro (6-10). Aun así el conjunto ribereño logró mantenerse en el encuentro y no dejó que los hombres de Gordo ampliaran una brecha mayor. Conforme fueron pasando los minutos y se fue llegando a la orilla del ecuador, los de Aranda fueron encontrando un tino mayor y fijaron el electrónico en 11-13 al descanso.

Arrancó el segundo tiempo y el Nava salió un tanto confiado. Mientras hibernaba el equipo de Gordo, el Villa de Aranda aprovechó para seguir en alza e igualar la contienda. Los de la Ribera del Duero siguieron creciendo y se pusieron por delante a base de casta (18-16). Al entrenador del Viveros Herol no le gustó la actitud con la salió su equipo y pidió tiempo muerto para sentar de nuevo las bases. A partir de ese momento, el Viveros Herol buscó recuperase, pero el rival no cedió y vendió cara la derrota. Minutos de equidad que llevaron al partido a unos minutos finales de tensión donde el Nava se creció para llevarse una ajustada victoria (25-26).