Publicidad

La Gimnástica Segoviana cerró a tres jornadas para el final su clasificación para el play off de ascenso a Segunda División B después de conseguir una ajustada victoria en el campo de San Amaro ante el Bupolsa, sufriendo más de la cuenta a tenor del rendimiento que mostró el equipo azulgrana en la primera parte, donde tras el primer gol de Mika dispuso de oportunidades suficientes como para haber dejada sentenciada la victoria a su favor.

La ausencia de Anel en la convocatoria del conjunto gimnástico obligó a Manu González a poner a Domingo de nuevo como central, acompañando a Javi Marcos en el eje de la línea de cuatro defensas, porque finalmente Manu situó un 4-4-2 sobre el césped de hierba artificial del campo burgalés, un sistema que se mostró acertado,porque la Segoviana firmó un gran primer tiempo, con un juego de toque que en un buen número de ocasiones desarboló a la defensa local.

Así llegó el 0-1, obra de Mika cuando el partido apenas había cumplido su séptimo minuto, culminando una buena acción colectiva, y otro buen número de ocasiones en las que Gómez, Juan de la Mata y el propio Mika pudieron haber abierto la brecha y encarrilado el partido. Pero la mala puntería de los gimnásticos, más alguna intervención de mérito del portero Sergio, dejaron el marcador en el 0-1 con el que se llegó al descanso, no sin antes haber recibido el equipo segoviano un buen susto cuando Xavi erró una gran ocasión para los locales en uno de los escasos acercamientos burgaleses verdaderamente peligrosos para el marco de Facundo.

FACUNDO SALVA EL EMPATE

El portero de la Gimnástica sí se vio exigido en el segundo tiempo, en el que la lesión de Asier vino a torcer el gesto al cuerpo técnico azulgrana, aunque el jugador se retiró más por precaución que por lesión, dando paso a Charly, que retornaba al equipo después de varios meses en el dique seco.

La segoviana perdió el control del partido,l pero aún así pudo sentenciar el duelo en el 58 tras un centro desde el costado derecho de Calleja que cruzó todo el área. Mika, ganando la posición con el cuerpo, embolsó el balón y su potente remate a la escuadra fue despejado a córner en una intervención magistral del Sergio.
Esta acción dio nuevos bríos a los locales, que pusieron coto al área segoviana y botaron cuatro saques de esquina en un abrir y cerrar de ojos, dos de ellos con mucho peligro.

El Bupolsa nunca perdió la fe en el empate, que le habría puesto un punto más lejos de los puestos de descenso, e hizo sufrir a la Segoviana, ya solo preocupada por defender con uñas y dientes su mínima ventaja. El público local demostró además su enfado por varias decisiones arbitrales en los últimos minutos, pero el marcador ya no se movió, y la Segoviana cerró con esta victoria su clasificación para el play off, con unos buenos números. El problema azulgrana tiene dos nombres: Zamora y Arandina, que han hecho un poco mejor las cosas.