Publicidad

La decimotercera edición de la Media Maratón Ciudad de Segovia, que este año toma el nombre de Caixabank, mantiene intactas las señas de identidad que le han venido caracterizando en los últimos años, y sigue contando con la respuesta popular, ya que en la jornada de ayer se completó la inscripción de los 2.500 atletas que a partir de las diez y media de la mañana del domingo afrontarán los 21.095 metros que les llevarán de un lado al otro del Acueducto, conscientes de que buscar una buena marca es una tarea más que complicada por la especial orografía del recorrido, por otra parte visualmente difícil de mejorar.

Desde la tarde de ayer, en un local habilitado para ello en la calle San Francisco, los voluntarios de la organización comenzaron a entregar los dorsales a los inscritos, junto con los detalles que se incluían en la bolsa del corredor. Estas entregas tendrán su continuidad en la jornada de hoy, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 horas, y a primera hora del domingo, de 8.00 a 9.45 horas para los más rezagados.

TRADICIONES ECPECTACULARES

Como quiera que la Agencia Estatal de Meteorología prevé una jornada primaveral, sin apenas viento y con el sol brillando en todo lo alto, no se espera que haya problemas para que los tres miembros de la Brigada Paracaidista puedan realizar el tradicional salto portando la bandera de Segovia y la de España, cayendo en la plaza de la Artillería pocos minutos antes de que la organización realice un sencillo homenaje a Manuel Medina, deportista y habitual de la Media Maratón que se recupera de un accidente de tráfico provocado por un conductor que se dio a la fuga. Continuando con las tradiciones, la salva de cañón que lanzarán los miembros de la Academia de Artillería pondrá el sonido a la salida de la carrera.

A partir de ese momento, el resto dependerá de las fuerzas de los participantes. Los avituallamientos, líquidos en vaso en los puntos kilómetros 5.500 (San Lorenzo), 10 (jardines del Alcázar, puente de Santo Domingo), 15.700 (San Millán) y en el 17.200 (plaza de José Zorrilla) más el sólido-líquido en meta, estarán preparados, como lo también estará el caldo artillero con el que se podrán reponer las fuerzas. El servicio de asistencia sanitaria más el de fisioterapeutas estarán disponibles para cualquier contingencia, así como las duchas en las instalaciones de la Academia, sin cuyo decidido apoyo año tras año la carrera sería mucho más difícil de organizar.

UN PUNTO DE DIFICULTAD

En esta edición los atletas se encontrarán con algunos inconvenientes por las obras que se están realizando en algunas zonas de la ciudad, lo que también ha supuesto un reto para la organización, sobre todo con el hecho de que los andamios que se colocaron en el Acueducto para proceder a la bajada de la virgen no se han retirado todavía, por lo que habrá un problema añadido a la hora de ubicar la zona de meta y de facilitar el que los atletas afronten el primero de los pasos por debajo de los arcos del monumento.

Pasadas las once y media de la mañana está prevista la llegada del primero de los atletas, que dará paso a los casi 2.000 que terminarán la prueba, y que por ello recibirán la medalla conmemorativa, que este año es un relieve de la Portada del Convento de Santa Cruz la Real. La organización tiene previsto el cierre de la meta a las 13:04 horas. Los trofeos, que consistirán en figuras de barro representando la indumentaria tradicional de los segovianos, se entregarán a partir de las 12:30 horas.