Publicidad

En una fase de ascenso, nunca sabes lo que es mejor, si un conjunto de los históricos que sabes que será fuerte, pero tendrá presión por subir, o uno desconocido, quizá de menor calidad, pero con el peligro de quien no tiene nada que perder. Así que la Gimnástica Segoviana, que las ha visto de todos los colores en el play off, esperaban con tranquilidad el desenlace del sorteo de la primera ronda que se llevó a cabo en la Sala Luis Aragonés de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, y que terminó emparejándole con la EDMF Churra-Gesa, cuarto clasificado del grupo murciano.

El club que representa a la pedanía murciana de Churra tiene apenas una década de existencia, pero poco a poco ha ido creciendo, con el equipo senior elevando su nivel hasta repetir fase de ascenso, de la mano de su técnico Adrián Hernández Abenza, al que su buen trabajo con el equipo durante el último lustro podría darle incluso la oportunidad de dirigir la próxima temporada al Real Murcia.

CALOR Y HIERBA ARTIFICIAL

Fue el ex-jugador del Sevilla y el Real Madrid, Julio Baptista, el encargado de decidir las eliminatorias que dirimirán los segundos clasificados frente a los cuartos. Superados los equipos de las islas, aunque con un cierto suspense, y viendo pasar de largo a ‘enemigos íntimos’ como el Algeciras o el Toledo, finalmente la suerte decidió que la Segoviana tenga que viajar a Murcia el próximo fin de semana, para jugar el encuentro de ida , previsiblemente el sábado a las siete de la tarde, en el campo municipal de Churra, de hierba artificial, con capacidad para un millar de espectadores, y de dimensiones similares (o incluso algo menores) a las del campo de El Mancho, donde juega sus partidos la Cebrereña.

El Churra sufrió hasta la última jornada para conseguir la cuarta plaza de la clasificación, en dura competencia con el Atlético Pulpileño y el Águilas. Es un conjunto poderoso en su feudo, donde solo ha cedido dos derrotas en toda la temporada, aunque fuera de su campo no ha destacado por sus números, cediendo en nueve partidos, alguno de ellos encajando un buen número de goles.

Y es que el equipo murciano no destaca por su capacidad defensiva, pero a cambio es un conjunto muy solvente en su campo. El césped de hierba artificial, y el calor que se espera para la tarde del sábado serán bazas que habrá que tener muy en cuenta a la hora de afrontar el encuentro ante un oponente que no tiene mucha historia, pero sí mucha ambición. Y esos son de los peligrosos.

NO SE FÍAN NI DEL RIVAL, NI DEL CAMPO

El cuerpo técnico de la Gimnástica Segoviana valoró la dificultad de medirse al Churra-Gesa, un equipo que aprovecha muy bien las dimensiones de su terreno de juego, “de hierba artificial antigua y de unas dimensiones a las que no estamos acostumbrados”, apuntó Manu González.

Pero la Segoviana ha utilizado varios sistema en previsión de que pudiera medirse a este tipo de rivales, “y siempre nos hemos sabido adaptar y combatir las fortalezas de los rivales. De cara a la vuelta en casa, con circunstancias más conocidas y en mejores condiciones para nuestro juego, intentaremos rematar la faena”.

Por su parte, Ramsés apeló a la afición para afrontar una eliminatoria “que nadie debería dar por ganada antes de tiempo, porque ya sabemos lo que pasa después. Debemos adaptarnos a lo que nos vamos a encontrar en Murcia, que no será nada fácil, y después confiar en que nuestra afición nos dé el plus necesario para superar la eliminatoria”.

ZAMORA, ARANDINA Y NUMANCIA B

No va a ser en absoluto sencilla la primera fase del play off ni para Arandina, que tendrá que buscar un puesto en la siguiente ronda ante el Deportivo Aragón, filial del Real Zaragoza, ni para el Numancia B, que se medirá al Laredo cántabro. Quien sí tiene grandes posibilidades de lograr el ascenso en la eliminatoria de campeones será el Zamora, que se enfrentará al Haro Deportivo, campeón del grupo riojano. Ninguno de los cuatro equipos del grupo octavo tiene jugadores seleccionados por Castilla y León para tomar parte mañana en el entrenamiento de la preselección UEFA.