El presidente de honor del Open Castilla y León ‘Villa de El Espinar’, Pedro Muñoz, en el complejo deportivo. / EL ADELANTADO
Publicidad

Concluida una nueva edición del Open de Castilla y León ‘Villa de El Espinar’ y del ITF Femenino, el presidente de honor Pedro Muñoz hizo balance para el departamento de prensa del torneo, destacando su progresión al alza pero manteniendo los pies en el suelo. “Va a marcar un antes y un después como ya ocurrió en otras épocas del torneo”, apuntó; y continuó: “Venimos de sufrir muchos años con la crisis y ya vamos mejorando. Creo que hay un salto cualitativo y espero que sea un punto de inflexión. Después de años hemos vuelto a recuperar un buen equipo de la mano de Virginia Ruano, de Mónica Muñoz, Industrias del Tenis, Israel, David, Fernando Carreño…”.
Asimismo, a nivel personal se siente satisfecho: “Tengo que decir, sin echar campanas al vuelo, que me siento contento: ha habido una buena final y lo que estoy escuchando de la gente es muy positivo. He encontrado bastantes motivos en el trabajo que ha hecho el equipo: se ha notado la comunicación y la asistencia de público día a día”.
Entre los puntos a recalcar, comentó: “Me preocupaba el horario de la final de chicos -domingo, a las 18.00- y lo superamos con nota alta. Teniendo los pies en el suelo, creo que podemos dar otro salto”. Por otro lado, la dirección del open ya ha empezado a apuntalar las bases de la siguiente edición. “Antes de que termine octubre tengo mucha fe en que podamos tener noticias de que el torneo va a dar otro salto sobre lo que ya ha habido este año”, explicó Muñoz.
En cuanto al ganador del Open, Nicola Kuhn, repasó: “Venía siguiendole de joven y tuvo un parón por una lesión. Cada día fue creciendo y ahora le espera un buen futuro. No hay ninguno de los que haya pasado este tablón que luego no haya pasado a estar entre los 30 primeros del mundo. Va a venir a engrosar esa lista de la ‘armada española’”.