Publicidad

Hay pasiones que solo pueden entenderse desde el corazón, y no desde la razón. Y la pasión que la joven segoviana Ángela Rodríguez siente por el tenis de mesa es de esas que apuntan a inquebrantables, por más que el tiempo se empeñe.

Ángela, que actualmente tiene doce años, comenzó a jugar con siete en el Colegio Peñascal como actividad extraescolar. A los dos meses de empuñar la pala, se incorporó al club Amigos de Tenis de Mesa de Segovia, de la mano de su entrenadora y descubridora Mariana Costín. En el club permaneció en este club dos años, consiguiendo sus primeros triunfos, como el campeonato de España pre-benjamín con ocho años, en el que significó el primer título a nivel nacional para el ATM.

El tesón, la capacidad de trabajo y el indudable afecto por este deporte, llevó a Ángela a progresar de manera rápida. Así, tras una convocatoria de la Federación Española para las pequeñas promesas a nivel nacional, que se celebró primero en Irún y posteriormente en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes, llevó a Ángela a solicitar a sus padres el poder entrenar en Madrid, porque el nivel de entrenamiento era superior.

UNA DECISIÓN PARA MEJORAR

Tres años han pasado desde que la segoviana tomara esa decisión con el apoyo imprescindible de sus padres, marchando a entrenar tres o cuatro días por Semana hasta Collado Mediano para entrenarse, y continuar cosechando éxitos, ya que a los diez años se proclamó campeona de España benjamín a nivel individual y por equipos, y bronce en la modalidad de dobles, llevando al Club Collado Mediano a alcanzar su primer título nacional a nivel individual. Ya con once años, Ángela alcanzó el campeonato de España por equipos en los Juegos Escolares, siendo tercera en la modalidad individual en la categoría infantil, enfrentándose a jugadoras dos años mayores, compitiendo con la Federación Madrileña.

Su progresión no podía pasar inadvertida para los técnicos de la Federación, que la seleccionaron para tomar parte en el Campeonato de Europa con la Selección Española, clasificándose en el puesto 28 de 130 niñas, después de no poder entrenarse durante más de dos meses por una fuerte contractura en el hombro derecho. No fue el Europeo su única experiencia internacional, ya que Ángela participó también con la selección Española en su primer Torneo Internacional en Playa de Aro, jugando con chicas mayores de todo el mundo.

De momento, la segoviana ha cerrado su palmarés nacional con el campeonato de España de Comunidades por equipos, y el tercer puesto individual infantil en el Nacional celebrado en Antequera, donde también obtuvo la plata por equipos, y el oro en la modalidad de dobles. Ángela Rodríguez sigue alimentando a base de trabajo su pasión por el tenis de mesa, y éste se lo está devolviendo con medallas.