Publicidad

La empresa Naturpellet se ha visto salpicada en los últimos meses por el mal fin de temporada, económicamente hablando, del Segovia Futsal, al que los problemas de los impagos le van a llevar prácticamente a echar el cierre. Sin embargo, y cuando lo fácil sería hacer leña del árbol caído, la empresa segoviana prefiere quedarse al margen, y su directora de comunicación, María José Tapia, afirma que “lo importante ahora no es lo que nosotros podamos opinar, sino que el club solucione todos los temas que le ocupan ahora”.

Para Naturpellet “siempre ha sido muy importante apoyar al fútbol sala, y siempre lo hemos hecho. Somos una empresa joven, y nos ha costado mucho llevarlo a cabo, pero también nos mostramos orgullosos de la aportación que hemos realizado todos estos años”, en los que acompañó al equipo desde la Segunda División hasta la Primera, “apoyando por completo y en todo lo que nos comprometimos. Hemos cumplido al cien por cien con el club”, señala Tapia.

TIEMPO DE REFLEXIÓN

Aunque es evidente que a nadie le gusta que su nombre se vea salpicado en asuntos poco claros como vienen a ser los problemas de deudas, la responsable de comunicación de la empresa radicada en Sanchonuño deja las cosas claras, “porque todo lo que haya hecho el club es responsabilidad de los directivos, y no nuestra, “indica María José Tapia, que por otro lado afirma que Naturpellet no se ha sentido aludida cuando salían determinadas noticias acerca del Segovia Futsal: “Nosotros no debíamos ese dinero que se dice que se debe, y nunca hemos estado dentro de la directiva del club, aunque siempre hemos estado en contacto con los directivos, a los que hemos alabado el trabajo que han realizado, como hay que alabar la labor de las personas que gestionan los clubes y no tienen ánimo de lucro”.

Además, Naturpellet no quiere pasar de largo por la labor que han hecho los jugadores, “porque es para quitarse el sombrero”, y por ello aboga por que todas las partes se tomen un tiempo de reflexión, “para que el club se ocupe de lo que se tenga que ocupar”. Antes de valorar las posibilidades de un hipotético futuro, la empresa apuesta por hablar de presente, que trabajo no va a faltar.