“Nos dijeron que no podíamos entrenar en el pabellón una semana antes de los Porc D’Or”

Fernández señala que “si no es por la buena voluntad de Valverde y Palazuelos, no habríamos podido preparar el partido ante Palma”

La sensación de desapego que siente el club con respecto a la actuación del Instituto Municipal de Deportes se ha visto agravada en los últimos días por dos hechos que han tenido que ver con el pabellón Pedro Delgado.

El primero de ellos está relacionado con los premios Porc D’Or, que ocuparon el municipal durante las jornadas de jueves y viernes. Desde el mes de febrero se sabía que Segovia iba a ser la sede del evento, pero no fue hasta una semana antes del mismo cuando el Naturpellet fue informado, a través de una llamada de teléfono, acerca de la imposibilidad de utilizar la cancha del Pedro Delgado.

El club tuvo que improvisar dos escenarios para poder realizar sus entrenamientos, “y afortunadamente contamos con la colaboración tanto de Diego Palomo en Valverde del Majano, como del alcalde de Palazuelos (Jesús Nieto). Si no hubiera sido por su buena voluntad, no habríamos podido preparar de manera conveniente el partido ante el Palma”.

La segunda de las cuestiones tiene que ver de nuevo con la coincidencia de horarios con algunos partidos que el Unami de la Segunda División femenina disputa en casa. Si bien en la pasada campaña se llegó a un acuerdo para que el Naturpellet adelantara su horario de partidos con el fin de que el Unami no tuviera que jugar tan tarde, en esta temporada Álvaro Fernández considera que las condiciones han cambiado: “El año pasado jugábamos ambos en la misma categoría, y por ello estuvimos de acuerdo en pactar el cambio de horarios. Pero en la presente campaña, el Naturpellet juega en Primera División, estamos metiendo en el pabellón una media de más de 1.600 espectadores en nuestros encuentros de casa, hay retransmisiones de televisión por medio, y consideramos que, si hay que cambiar el horario, que sea el Instituto Municipal de Deportes quien lo realice, y que lo explique, y no que me diga que tengo que llegar a un acuerdo para cambiar la hora de inicio de nuestros partidos por un equipo que reúne a centenar de personas en el pabellón”.

FuenteJ.M.  SEGOVIA
Compartir