Publicidad

El Viveros Herol Nava camina con paso firme en el liderato de la División de Honor Plata de balonmano, manteniendo una envidiable regularidad en una competición tremendamente igualada. Carlos Villagrán, capitán del equipo y referencia en el vestuario, confirma este buen momento del plantel, pero advierte que “podemos estar aún mejor, porque siempre hay que intentar superarse”.

Y es que el Viveros Herol Nava “ha alcanzado un gran nivel de madurez en la cancha, de saber lo que queremos, lo que tenemos que hacer para conseguirlo, y hasta dónde queremos llegar. La gente llegó muy concentrada después de Navidad, y ello se ha notado muchísimo” señala el capitán, que considera que la inversión realizada por el club “ha hecho que la plantilla eleve el nivel. Este equipo siempre se ha comportado de manera profesional aunque fuéramos amateurs, pero ahora hay un plus de tiempo y de disponibilidad que quizá antes no había”.

DENTRO, Y FUERA DEL 40×20

El buen momento del Balonmano Nava se vive tanto en la cancha como fuera de ella, y Carlos reconoce estar “disfrutando muchísimo” tanto en el aspecto personal “porque físicamente estoy muy bien, y en la pista se nota”, como con el colectivo, “que para mí es muy importante que el vestuario tenga una dinámica fluida. Cuanto mejor nos llevemos fuera del 40×20, mejor lo haremos dentro de la pista”. Y ello a pesar de la llegada de jugadores extranjeros, que el capitán del equipo ve “como una extraordinaria experiencia. Es una gozada compartir vestuario con jugadores de otras culturas, porque ellos aprenden de ti, pero tú también de ellos”. El caso del italiano Nicolo D’Antino es más que interesante, “porque se ha adaptado muy bien a Nava. Quiere vivir del balonmano, y está aprovechando al máximo cada día”.

El célebre ‘partido a partido’ que se puede aplicar a todas las ligas de todas las competiciones, cobra una dimensión especial en las palabras de Carlos Villagrán, porque van más allá de lo estrictamente deportivo: “Veo al equipo tan bien que no quiero que se acabe el año, sino que quiero disfrutar de este camino cada día. Ver en la primera posición de la División de Honor Plata al equipo de mi pueblo es extraordinario, y por ello no quiero más que pensar en lo que voy a disfrutar del balonmano esta tarde, mañana o, como mucho, el próximo partido, que lo jugamos ante Antequera. Solo he echado cuentas una vez en mi vida, que fue el año que estuvimos cerca del descenso, y lo pasé tan mal que me prometí no volverlo a hacer nunca más”. Así que hablar de Asobal es… “ahora mismo, una utopía. Hay que seguir trabajando, que esto no está ni mucho menos hecho”.

“Es extraordinario poder ver al equipo de tu pueblo en lo más alto de la clasificación en la División de Plata”

Pero la realidad deportiva es la que es, y ésta señala que actualmente el Viveros Herol tiene más cerca el ascenso a Liga Asobal que ningún otro equipo de la categoría, y que el Vestas Balonmano Alarcos parece el rival más fuerte “porque también está en muy buen momento”, confirma el capitán, que pone también la cautela necesaria cuando aún no se han conseguido los objetivos, “ya que la segunda vuelta acaba de empezar, y tenemos que volver a jugar todos contra todos. Es cierto que nosotros tenemos a favor que recibimos en Nava a la totalidad de los equipos de la zona alta de la tabla, pero tampoco podemos olvidar que vamos a tener que ir a las canchas de los conjuntos que se están jugando el descenso, y que van a salir muy concentrados para intentar puntuar. Si no ponemos como mínimo la misma concentración e intensidad que el contrario, no vamos a ganar partidos”.

AGUS CASADO “ES UN ESCÁNDALO”

El buen momento de todo el equipo viene a coincidir, o puede ser la causa, del estado de forma que atraviesan determinados jugadores que tienen posiciones importantes sobre la cancha. “Toda la plantilla está a muy buen nivel, pero la portería está muy bien, y la pareja de centrales que forman Álvaro (rodrigues) y Andrés (Alonso) están trabajando de una forma espectacular en defensa. Es increíble el trabajo que realiza Andrés, que es el que pocos ven, pero que nos ayuda muchísimo”.

Ahora bien, los ojos de los aficionados siempre suelen irse al jugador más espectacular que tiene el Viveros Herol, que no es otro que Agustín Casado, “que es un escándalo de jugador”, afirma Carlos con rotundidad. “Hace cosas increíbles, marca goles de todos los colores, y a mí me hace disfrutar muchísimo jugando con él en la cancha. Tiene muchas ganas de llegar arriba, siempre le encuentras cuando hay que tomar decisiones, o cuando los partidos se complican, y siempre responde”.