dep2_1-balonmano-nava
Agustín Casado supera el sistema defensivo del Amenábar Zarautz y lanza en buena posición sobre el marco rival en un momento del encuentro disputado en el frontón de Nava. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Poco a poco, según se van incorporando a la dinámica de grupo los jugadores que han estado un tiempo lesionados, y aún quedan, el Viveros Herol Nava vuelve a ser un conjunto temible, con un sistema defensivo muy férreo en el que las concesiones son escasas, y un ataque con diferentes alternativas que suele poner en jaque a las defensas rivales.

En el frontón navero, el Amenábar Zarautz se vio superado por el conjunto segoviano pese a jugar un buen partido… durante cincuenta minutos. Al equipo que dirige Iosu Balenciaga se le fueron las opciones de triunfo en los primeros diez minutos de juego, con un primer parcial demoledor de 4-0 en los cinco primeros, que se convirtió en 7-2 en los segundos. A partir de ese momento, el conjunto vasco que cuenta (otra vez) con jugadores extraordinariamente interesantes, niveló el partido, e incluso estuvo cerca de asomarse en el marcador, pero el cuadro de casa siempre encontró un recurso (o a Yeray…) para mantenerse con una renta suficiente.

Como sucediera el pasado fin de semana frente al Covadonga, el arranque del Viveros Herol fue fulgurante, y en los cinco minutos iniciales ya habían marcado todos los jugadores de primera línea, Agustín, Toma y Alonso. Dos minutos después, también los extremos Bruno y Alberto se habían sumado a la fiesta goleadora del equipo navero, pese al tiempo muerto pedido por Balenciaga, sabedor de que el partido se le podía escapar ya desde el principio.

UNA DEFENSA PRÁCTICAMENTE IMPENETRABLE EN EL PRIMER TIEMPO FUE LA BASE SOBRE LA QUE EL EQUIPO NAVERO EDIFICÓ SU VICTORIA

Le costó al Amenábar cogerle el aire al encuentro, pero bastó con que Iraeta tomara el mando y fijara a los centrales, siempre jugando a un metro de ellos, y que la defensa fuera algo más intensa sobre el ataque local, para que el conjunto vasco lograra que la brecha de goles no siguiera creciendo, aunque tampoco descendió por debajo de los tres goles.

La aportación del joven Borja Hidalgo bajo los palos ayudó a Zarautz en un primer momento, pero la realidad fue que los dos guardametas del cuadro visitante se vieron claramente superados por los naveros, aunque éstos bajaron el ritmo antes del descanso, sobre todo en la ofensiva, con alguna que otra pérdida, junto con lanzamientos que no encontraron su destino. De nuevo Agustín Casado se mostraba como el martillo que una y otra vez percutía sobre la defensa vasca, pero no se veía demasiado ayudado en esa faceta por el resto de compañeros.

Al descanso, el 13-9 dejaba el choque aún en el aire, y el Amenábar no estuvo lejos de engancharse de nuevo al encuentro en los primeros compases de la reanudación. Pero el conjunto vasco falló un ataque para colocarse a dos goles del Viveros Herol, y la segunda exclusión de Ánder Atorrasagasti vino a ponerle en complicaciones, porque el equipo de casa vio la posibilidad de volver a poner tierra de por medio, y no la desaprovechó, con Isma culminando contras, y Toma elevándose sobre la defensa.

A TIRONES

Con la renta de siete goles, el Balonmano Nava volvió a bajar el ritmo, permitiendo que Zarautz se reenganchara, a pesar de que un nuevo cambio de portero evidenciaba la mala tarde que estaban teniendo los guardametas del equipo visitante, y prácticamente cada lanzamiento entre palos terminaba en gol. Pero dos jugadores salieron al rescate del equipo guipuzcoano, el extremo Ohian Balenciaga, y el lateral Amilibia, los únicos capaces de superar con una cierta asiduidad a Yeray Lamariano, puesto que la defensa sobre los pivotes visitantes rozó la perfección en muchos momentos del partido.

Balenciaga y Amilibia se bastaron para volver a meter a su equipo en el partido en unos buenos minutos, y una doble exclusión para Bruno y Andrés mediado el segundo período propició un 0-2 en contra, (y pudo ser peor…) que colocó el 22-19 en el electrónico. Pero Zarautz necesitaba rozar la perfección para conseguir darle la vuelta al marcador, mientras que el Viveros Herol podía permitirse ciertos ‘lujos’ en forma de errores, ya que sus momentos buenos en el partido siempre abrían brecha.

Así sucedió con la tercera exclusión de Atorrasagasti, ya que los dos minutos de inferioridad visitante fueron castigados con un 3-0 que dejó el partido visto para sentencia cuando aún restaban varios minutos para la conclusión. Poco importó la inferioridad local por la exclusión de Álvaro, porque el desgaste que había sufrido el equipo de Iosu Balenciaga a lo largo del encuentro había sido demasiado grande, y ya no le quedaron fuerzas para seguir remando. La victoria, la cuarta consecutiva, se quedó en Nava, y de esta manera el Viveros Herol se acerca de manera casi definitiva al play off de ascenso a Liga Asobal. En esta ocasión, de nuevo un gran inicio de partido ahorró sufrimientos en los minutos finales.

DANI GORDO, HASTA 2020

Finalizado el encuentro, compareció en rueda de prensa el vicepresidente del Viveros Herol Nava, Julián Mateo, para anunciar la ampliación del contrato de Dani Gordo por una temporada más, por lo que el técnico continuará en el conjunto navero hasta 2020. El club pretende con ello “dar continuidad al proyecto, puesto que ya hay varios jugadores a los que se está renovando, junto a los que tienen contrato en vigor. Queremos mantener el grupo y la filosofía de trabajo, y de cara a la temporada que viene haremos muy poquitos cambios. Dani está encantado de estar aquí, y nosotros estamos encantados de que esté”.