Imagen del encuentro que disputaron en el campo de San Miguel la Gimnástica Ayllonesa y el CD Cantalejo. / G. AYLLONESA
Publicidad

El próximo domingo, a partir de las seis y media de la tarde, el Monteresma y el Cantalejo decidirán en el campo de La Albuera el ganador de la Copa Delegación, en el encuentro final de la competición que pondrá el broche de oro a la temporada 2018/19. Ambos finalistas, que llegaban en buena posición tras los buenos marcadores logrados en sus respectivos partidos de ida, disputaron eliminatorias de muy distinto signo ante la UD Villacastín y la Gimnástica Ayllonesa respectivamente.

El Cantalejo partía con una cierta ventaja después del 2-2 que obtuvo en el campo de San Miguel, frente a una Ayllonesa que necesitaba la victoria en un terreno de juego tan complicado como es el de El Hoyal. Pero pronto se le torcieron las cosas al equipo de Ayllón, porque en el primer tramo del partido el Cantalejo se puso por delante, obligando al conjunto visitante a marcar dos goles si quería pasar la eliminatoria.

Un segundo tanto briquero antes del descanso puso aún más difíciles las cosas a los visitantes, que le dieron emoción a la eliminatoria con el 2-1 apenas iniciado el segundo período. Pero un tercer gol del Cantalejo poco después dejó prácticamente cerrado el partido, porque la Ayllonesa quiso adelantar líneas, y el equipo de casa terminó sentenciando el encuentro aprovechando los espacios. El 6-1 final clasificó al Cantalejo, y llevó al final de la temporada a la Ayllonesa, que ha hecho un gran papel en el torneo copero.

LA UNIÓN REMONTA, PERO NO LLEGA

En el Cristo del Valle de Villacastín, el Monteresma tuvo que trabajar hasta el final, pese al 3-0 favorable que logró en el choque de ida, porque la Unión Deportiva Villacastín, después de hacer una primera parte en la que le salieron pocas cosas bien, llegando al descanso con un 0-1 que le ponía la eliminatoria imposible, tiró de orgullo tras el descanso.

Cinco goles necesitaba el equipo de casa para superar la eliminatoria, una misión imposible que comenzó a parecerlo menos cuando la Unión consiguió marcar dos tantos en apenas un par de minutos. El Monteresma apretó en defensa para frenar las acometidas de su rival, y aunque encajó un tercer tanto, no hubo tiempo para que el Villacastín consiguiera el milagro, aunque terminara el partido con el buen sabor de boca de la victoria.
De esta manera, a la final de la Copa llegarán el segundo y el cuarto clasificado de la Primera Provincial, por lo que el partido se presenta con el clásico gran ambiente en las gradas, y con pronóstico incierto en el campo.