Publicidad

Más allá de calendarios más o menos caprichosos, de partidos que se pierden con claridad, o de derrotas más ajustadas, la realidad de la Primera División de fútbol sala para el Naturpellet es que ha conseguido llegar a las últimas cinco jornadas de la primera vuelta dependiendo de sí mismo para  iniciar la segunda fuera de los puestos de descenso, quizá no tanto por los méritos que el conjunto de Diego Gacimartín ha atesorado a lo largo de la temporada, porque salvando el encuentro frente a ElPozo y los empates en Cartagena y Peñíscola, el equipo no ha sumado más puntos, sino por los deméritos que también han sumado tanto Valdepeñas como Antequera, que preceden en la tabla al Naturpellet con sólo un punto más.

Superado el amargo trago de Palma, donde el equipo tuvo muy pocas opciones frente a un rival mejor armado, llega ahora el momento decisivo de la temporada para el Naturpellet, en el que jugará tres partidos en casa, frente a O Parrulo, Antequera y Valdepeñas, y dos fuera con los desplazamientos a las canchas de Santa Coloma y Osasuna Magna. Estos dos últimos conjuntos se encuentran en plena pelea por la clasificación para la Copa de España después de haber obtenido buenos resultados en las últimas jornadas, pero los tres equipos que visitarán el Pedro Delgado son los directos rivales del Naturpellet en la pelea por la permanencia.

MÁS ABAJO DE LO ESPERADO

Así, el O Parrulo que dirige Diego Ríos se encuentra con nueve puntos, a seis de la Copa y a tres del descenso, algo más abajo de lo que se esperaba en un principio después de las incorporaciones que realizó este verano. Pero el cuadro gallego es difícil de ganar, y en el Pedro Delgado tratará de aprovechar una de sus últimas opciones para pelear por un puesto entre los mejores al finalizar la primera vuelta.

Diego Gacimartín señalaba al inicio de la temporada que el objetivo del equipo pasaba por “acabar la liga con dos clubes por debajo de nosotros en la clasificación”. Esos dos conjuntos bien podrían ser la UMA Antequera y el Viña Albali Valdepeñas, que llevan trayectorias paralelas en la competición, con una victorias y tres empates en diez encuentros, y con un calendario por delante de un buen nivel de exigencia.

El del próximo sábado frente al O Parrulo será el tercer partido que juegue el Naturpellet en el Pedro Delgado desde que la competición se iniciara allá por el mes de septiembre. Tan sólo Aspil Ribera de Navarra y Jaén Paraíso Interior han pisado la casa oficial del Naturpellet, y quizá ese sea uno de los motivos por los que el equipo es el que peores números atesora como local de toda la categoría, sin haber sumado un punto tras encajar cuatro derrotas.