Buitre consigue regatear a Juan Emilio en el encuentro disputado en Segovia en la pasada temporada. / NEREA LLORENTE
Publicidad

A las doce de la mañana del domingo, el Naturpellet Segovia retomará la competición en la Primera División de fútbol sala midiéndose al Peñíscola, el primer conjunto con el que el equipo segoviano empezó a puntuar en una liga tremendamente difícil para los de Diego Gacimartín.

Ahora llega el encuentro de vuelta que será retransmitido por las cámaras de Castilla y León Televisión, y que significará una buena oportunidad para que la plantilla de Diego Gacimartín vuelva a sumar tres puntos, acabe con la mala racha en el Pedro Delgado, y ponga un poco de distancia con respecto a Valdepeñas y Antequera, los dos conjuntos que buscan la plaza de permanencia del Naturpellet, y que hasta la fecha no han podido rentabilizar en puntos la inversión que han realizado en el mercado de invierno.

Pero es más que probable que manchegos y andaluces acaben sumando puntos, y aunque la categoría del Peñíscola está fuera de toda duda, con un técnico de prestigio como es Juanlu Alonso, y una plantilla de jugadores muy comprometidos, no lo es menos el hecho de que el conjunto levantino ha perdido parte de su potencial después de que en la jornada de ayer se confirmara la marcha de su pívot Juan Emilio al conjunto ruso del Ugra, que ha pagado la cláusula de rescisión del flamante internacional español, que realizó dos grandes partidos con la Selección en el doble enfrentamiento ante Brasil, y que en la pasada temporada fue uno de los jugadores protagonistas del encuentro que se jugó en el Pedro Delgado. El Peñíscola que llegará mañana al municipal será un más que cualificado rival, pero un poco menos fuerte que hace dos semanas.