d2-1-tenis-el-espinar
Adrián Menéndez golpea de derecha durante su encuentro frente al francés Yannick Jankovits en la pista central de La Estación de El Espinar. / OPEN CASTILLA Y LEÓN
Publicidad

Adrián Menéndez y Andrés Artuñedo avanzaron hasta la segunda ronda del Open Castilla y León de tenis, que en su primera jornada del cuadro final vivió la eliminación del cabeza de serie número 1, Sergiy Stakhovsky, a manos del jugador italiano Matteo Viola.

Menéndez, segundo preclasificado del torneo, se midió al francés Jankovits, que había dejado buenas sensaciones de su paso por la fase previa del torneo. Sin embargo, el marbellí hizo gala de un juego muy sólido, mandando en el partido desde el primer momento, y firmando su pase a la segunda ronda en apenas 75 minutos de juego.

Andrés Artuñedo superó un compromiso mucho más complicado frente al holandés Scott Griekspoor, quinto cabeza de serie del Open, y más cuando tras una primera manga en la que el español se mostró muy inseguro con su primer servicio, el marcador reflejaba la victoria parcial de su oponente. Sin embargo, poco a poco Artuñedo fue elevando su porcentaje de primeros saques, con ello logró darle más solidez a su juego, y terminó remontando el choque en la muerte súbita del tercer set.

SPAGUETTI POWER

Además del pase de los dos tenistas españoles, la primera ronda del cuadro final del torneo tuvo un gran protagonismo italiano, destacando Matteo Viola, que en un partido jugado a más de 30 grados en la pista central, y que se prolongó más allá de las dos horas, logró derrotar a Sergiy Stakhvosky, dejando el Open sin primer cabeza de serie.

Fue un encuentro de poder a poder, con un Stakhovsky que después de una primera manga en la que se vio desbordado por el italiano, reaccionó en la segunda, igualando el choque. Pero la falta de contundencia con su servicio le llevó a estar con break en contra en dos ocasiones, con 5/4 y 6/5. Aunque sacó la garra habitual, y logró llevar el choque al tie break, finalmente el primer preclasificado del torneo cedió ante el poderío de Viola, que dio la gran sorpresa del torneo, aunque no faltó una cierta polémica final, porque el ucraniano atribuyó su derrota a dos bolas cantadas como malas por el juez de silla y, enredado en protestas, costó que abandonara la pista.

Hasta cinco tenistas italianos firmaron su pase a la segunda ronda del Open, con Vanni haciendo valer su veteranía ante Davidovich

Además, Luca Vanni venció a Alejandro Davidovich en tres sets. El campeón de El Espinar en 2016 pareció tener un encuentro plácido con el 6/1 de la primera manga, pero la reacción del español fue muy buena, firmando un 4/6 en el segundo parcial, desarbolando por momentos a su oponente. Pero la veteranía de Vanni se impuso en la tercera manga, y aunque Davidovich mostró muy buenas maneras, y llegó a disponer de un break de ventaja para sentenciar, finalmente se quedó sin premio.

Además, Andrea Arnaboldi remontó frente a Miguel Semmler, que dio una muy buena imagen, pero que cedió en los puntos importantes del partido, mientras que Gian Marco Moroni venció a David Guez, y Filippo Baldi dejó fuera de combate a Carlos Gómez Herrera en un partido muy duro que se resolvió en dos tie breaks, por lo que cinco jugadores trasalpinos firmaron su pase a la segunda ronda de El Espinar.

En el encuentro que cerraba la jornada, Carlos Boluda tenía como rival al ecuatoriano Roberto Quiroz, y ambos disputaron un partido repleto de alternativas, en el que el español fue por detrás en la primera manga, aunque logró remontar el break de desventaja con el que se puso demasiado pronto, y terminó imponiéndose por 6/4. El partido se le puso de cara al madrileño, pero no había tanta distancia entre su juego y el del ecuatoriano, que en el segundo set logró salvar situaciones complicadas, hasta conseguir igualar la contienda. El tercer set fue un duelo de nervios que finalmente cayó del lado de Quiroz.

LA JORNADA

La jornada de hoy será más ‘relajada’ en lo que a actividad en la modalidad de individuales se refiere. Vanni se jugará frente a Filippo Baldi su pase a cuartos de final, y Adrián Menéndez lo hará seguidamente frente al turco Cem Ilkel. Andrés Artuñedo jugará en la jornada de tarde ante el austriaco Neuchrist, y el madrileño Roberto Ortega pondrá en juego su futuro en el Open Castilla y León frente al francés Ugo Humbert.

LOS OCTAVOS FEMENINOS, MUY ESPAÑOLES

La segunda jornada del cuadro final del ITF Femenino vivió emocionantes encuentros en un Casino de la Unión que respira tenis por los cuatro costados, y cuyas instalaciones están siendo muy del agrado de las jugadoras. En líneas generales, La Armada femenina sobrevivió a un día en el que los buenos aficionados pudieron disfrutar de hasta una docena de partidos.

Paula Badosa confirmó el pronóstico, y superó a la alemana Irina Cantos en un encuentro en el que la campeona de la edición de 2017 se mostró muy sólida en su tenis, aprovechando unos momentos de debilidad de su oponente.

Ainhoa Atucha, semifinalista de la pasada edición, no fue tan regular en su tenis ante la serbia Curovic, pero tras un bajón en el segundo set que permitió a su oponente rehacerse del 6/1 de la primera manga, la madrileña supo volver al partido, y terminar venciendo con holgura en el tercer parcial.

La tenista francesa Chloe Paquet fue descalificada en su partido ante Eva Guerrero por insultar al juez árbitro

Ivonne Cavalle tuvo bastantes menos complicaciones para derrotar a la croata Mariana Drazic en poco más de una hora de partido, como también hizo Olga Sáez ante la finlandesa Mia Eklund. Las dos oponentes de las jugadoras nacionales procedían de la fase previa, y no tuvieron opciones.

Cristina Bucsa, recién llegada de Oporto, tenía a priori un partido complicado ante la francesa Arcangioli, quinta cabeza de serie del torneo. Pero la española fue una apisonadora en la primera manga, y en la segunda una lesión de la gala finiquitó el partido antes de tiempo.

Las derrotas para las tenistas ‘de casa’ fueron para Marina Bassols, que fue de más a menos en un duro partido ante la francesa Andrianjafitrimo, para la joven madrileña María Gutiérrez frente a la turca Eravdin, y para Eva Guerrero frente a otra jugadora de Francia, Chloe Paquet, cuarta preclasificada del torneo, que tuvo que emplearse a fondo para superar a la jugadora de Madrid.

CUESTIÓN DE MODALES

En el encuentro que enfrentaba a Eva Guerrero con la francesa Chloe Paquet llegó la polémica de la jornada, después de que el supervisor del torneo descalificara a la tenista gala, que insultó al juez árbitro del partido al finalizar el segundo set, en el que la madrileña había logrado la victoria para llevar el choque a la tercera manga. El tenis no admite los malos modos, y tras esta descalificación, son diez las jugadoras nacionales que disputarán los octavos de final del ITF Femenino.