Guty conduce un balón ante la presión de un rival. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

El CD La Granja quedó anímicamente tocado tras perder 1-2 ante el CD Bupolsa, un contrincante directo en sus intereses por la salvación. Más allá de no haber podido sumar su primera victoria en El Hospital y de encadenar su séptima derrota consecutiva, la imagen que dio el conjunto de San Ildefonso fue preocupante al dejarse remontar un gol del Koby, uno de los más destacados de los granjeños sobre el campo, por exceso de confianza cuando el enfrentamiento era trascendental para la permanencia. Se relajaron los jugadores locales y vieron cómo Marti, recién entrado al campo, empató la contienda. Pese al tanto burgalés, algo que podía pasar, los hombres de Diego Yepes terminaron en superioridad numérica al ser expulsado el centrocampista Adri y, en vez de dar un paso al frente para ir a por los tres puntos -o al menos mantener uno- en un partido que se les puso de cara, recibieron el segundo, un golazo de Juan por la escuadra. Todo un mazazo que deja a los del Real Sitio en los puestos de descenso.

Los dos equipos salieron con ganas dado lo mucho que estaba en juego. El Bupolsa se mostró un punto por encima en los primeros trances, al tener más definido su estilo como consecuencia de su experiencia en la categoría. Algo más claros de ideas a la hora de generar llegadas al área local, pero sin determinación alguna. La Granja, por su parte, fijó su estructura defensiva con Alfonso Berrocal en el pivote, desempeñando una importante labor a la hora de cerrar. En la parcela ofensiva, Ionel estuvo muy activo bajando los balones largos vertidos desde la primera línea. Esta circunstancia fue aprovechada por Lázaro para batirse el cobre entre la dupla de centrales burgalesa compuesta por Cristian y Garviño. A su vez Koby reprodujo peligro en la banda derecha, cuando le llegaba el esférico, con internadas que destacaron por su verticalidad. En una de ellas Ionel remachó un balón que acabó dentro de la red, pero el gol fue anulado por fuera de juego.Seguidamente el plantel visitante cobró la ocasión más clara a través de su delantero Guti, aunque a la hora de definir no estuvo despejado de mente. Poco después fue David el dispuso de otra oportunidad al presentarse ante la estampa de Truji y en su disparo fue el guardameta granjeño el que desvió el tiro con el cuerpo en una meritoria intervención. Siguió llegando el cuadro burgalés y David contabilizó una más, pero de nuevo se estrelló con Truji.

Alegría antes del descanso

Apenas le restaban segundos a la primera parte cuando Lázaro se fue de su par en banda ya escorado y asistió a Koby en boca de gol para que este abriera el marcador justo antes del descanso.

En el segundo tiempo, Yepes puso a Terleira en el lugar de Mario. Ganó en contundencia a la hora de crear fruto de la ventaja en el electrónico, aunque se confió demasiado y Adri encontró en Guti su mejor aliado para intentar tensar la cuerda, pero le faltó precisión. A los locales les valía el resultado, mientras que los burgaleses no daban con el tino.

Uno crece, otro mengua

El cuadro de San Ildefonso se relajó y el Bupolsa fue a más y Marti, que acababa de entrar al terreno de juego, aprovechó un centro para rematar de cabeza y colocar las tablas en el marcador. Con el empate, los de Burgos mantuvieron su ahínco aunque el cansancio físico fue haciendo de las suyas.

La mejor noticia para La Granja fue la expulsión de Adri, hombre más destacado de la medular visitante, por doble amarilla. Los últimos diez minutos se pusieron de cara para el conjunto azul, pero no se vio a un equipo con actitud de ganar la contienda. Sin embargo, el Bupolsa no renunció a los tres puntos y siguió buscando acierto en sus contadas llegadas. De esta manera, Juan se sacó un latigazo desde la frontal del área para firmar un golazo por la escuadra derecha. Este tanto sucumbió anímicamente a los del Real Sitio y la victoria puso rumbo hacia Burgos.