dep1_1
El técnico de la Gimnástica Segoviana, Manu González, posa con la camiseta del equipo en su presentación/ NEREA LLORENTE
Publicidad

Después un año complicado en Segunda B, con un descenso a Tercera División incluido, la Gimnástica Segoviana afronta el año con toda la ilusión del mundo. Por el momento, tras la disputa de la primera jornada las cosas han empezado bien para el cuadro azulgrana tras lograr un costoso y trabajado triunfo ante el Briviesca.

Al frente del barco gimnástico y con la misión de llegar a buen puerto, es decir, la lucha por el ascenso, está Manu González, segundo entrenador del conjunto gimnástico la pasada campaña a las órdenes de Abraham García, y que se presentaba como una de las alternativas más viables para lograr el objetivo soñado.

“Es el mayor reto de mi carrera como entrenador, pero lo afrontamos con mucha ilusión. Es la primera vez que tengo la oportunidad de entrenar a un primer equipo y sabemos de lo complicado que será llegar a Segunda B, pero confiamos que con todo nuestro trabajo lo consigamos. El club confió en mí porque quiere mantener el sello que le identifica en los últimos años, por lo que intentaremos ser un equipo aguerrido y con gusto por tener el balón”, comenta el entrenador.

En el debut ante el Briviesca no pudo ser mejor, el cuadro segoviano estrenó su casillero de victorias y desde su punto de vista, Manu González se marchó satisfecho por el trabajo realizado “Estuvimos bien plantados sobre el campo y logramos sacar tres puntos de un campo que varios entrenadores de la categoría aseguran que será complicado sacar puntos”.

El deseo para esta temporada es lograr la comunión entre el equipo y la grada, para que todos podamos disfrutar de una temporada bonita, y para ello tenemos que demostrar nuestra fuerza en casa desde el primer día

La victoria llegó después de una pretemporada de menos a más, en el que la Gimnástica ha tenido la oportunidad de enfrentarse a equipos de mucho nivel de Segunda B a los que ha sido capaz de plantar cara:“Estoy muy satisfecho porque he tenido la ocasión de ver que el nivel de compromiso de los chavales es altísimo y que podemos llegar a dar un nivel de juego también muy alto también. Esto ha hecho que desde el primer día las nuevas incorporaciones se hayan puesto el mono de trabajo para ayudar al equipo”.

González destaca sobre todo el trabajo de Mika, que ha sido el último en llegar y que se entrena hasta en los días de descanso para sumar al equipo una pieza más en la parcela ofensiva. Fruto de su trabajo en el Trofeo San Luis ante la Granja anotó su primer tanto con la camiseta de la Gimnástica.

Tanto el partido contra el Santa Marta como el de l CD La Granja quedan ya en el pasado y el equipo gimnástico se centra en su siguiente objetivo, preparar el partido ante La Bañeza.
“Los derbis son siempre especiales, pero el del otro día poco se va a parecer al que juguemos en liga. Era una fiesta y nos sirvió de entrenamiento para preparar el encuentro ante La Bañeza, rival complicado, pero que en La Albuera debemos ganar”, señala el técnico que ya se prepara para este encuentro, mientras espera que nada raro ocurra como en la semana pasada.

INCERTIDUMBRE

Pero toda esta preparación puede quedar en el aire si la Territorial vuelve a anunciar de manera repentina un cambio en el calendario. En el club gimnástico hay mucha “incertidumbre” como señala Manu González que opina que antes de comenzar la competición habría que haberse parado una semana a meditar la manera en que afrontar el problema con el Real Burgos. Disputados los primeros partidos, y a diferencia de su homólogo en el banquillo del CD La Granja, Manu González no cree que la solución esté en reiniciar de nuevo la competición ni sortear de nuevo el calendario, es más lo ve como algo “absurdo”. Desde su punto de vista lo mejor es no entrar en estos temas, acatar las decisiones de la FCYLF y centrarse en competir lo mejor posible, pero ciertamente, y así lo hace ver el técnico se hace muy complicado preparar un partido cuando te cambian de forma tan repentina el calendario. “Nos trastoca todos los planes, no solo de entrenamientos , sino también de planificación de viajes y demás”, añade González.

Por el momento nadie se ha pronunciado al respecto de lo que ocurrirá con el Real Burgos y en la Gimnástica Segoviana continúan centrados en ese estreno como local el domingo ante La Bañeza en el que quiere brindar a su afición una nueva victoria.
Precisamente la unión entre el equipo y la afición es el deseo que Manu González pide a esta temporada más allá de lograr el ascenso, porque sabe que de esta manera será más sencillo alcanzar los objetivos marcados y disfrutar de la campaña.

AMANTE DEL CICLISMO

Lejos de los terrenos de juego a Manu González le encanta seguir el deporte, sobre todo el ciclismo. En estos momentos es un seguidor más de La Vuelta y no se pierde una etapa. “Me fastidia porque los finales de etapa me pillan en el coche viniendo a entrenar”, bromea el técnico que asegura ser también una persona muy cercana a sus amigos y familiares. Dentro de unas semanas será padre de una hija, que ojalá llegue con un ascenso bajo el brazo si fuera posible.