Publicidad

Miguel Baptista, lateral portugués de 23 años, se ha convertido en la segunda incorporación del Viveros Herol Nava, tal y como confirmó el club, que con la llegada del luso refuerza la posición de lateral derecho, uno de los puestos que más necesitaba de alternativas, ya que con la marcha de Alonso Moreno, solo se quedaba Antonio Llopis como especialista en esa posición del lateral zurdo.

No cabe duda de que el mercado portugués es uno de los que más está mirando el balonmano español, y es indudable que el Viveros Herol Nava tiene una buena experiencia con los jugadores fichados desde el país vecino, después del buen rendimiento que dieron tanto Filipe Martins como Álvaro Rodrigues.

Baptista se crió en las categorías inferiores del club Salvaterra de Magos, pasando posteriormente a las filas del Porto, con el que debutó en la primera división portuguesa antes de ser cedido al Artística de Avança, y tras un corto periplo en el balonmano francés jugando con el Chartres, retornó a Portugal jugando en el Académico Basket Clube de Braga, donde anotó 105 goles en 37 partidos en la pasada campaña.

ATAQUE, PERO TAMBIÉN DEFENSA

Aunque evidentemente resulta más efectivo en la parcela ofensiva, el lateral luso puede desenvolverse también en el dos, cerca de los centrales, o incluso ocupando una de esas posiciones del dentro del 6:0 defensivo, ya que con su 1:93 de altura, y sus 113 kilos de peso resulta complicado de superar, y tiene más movilidad de la que su envergadura podría hacer indicar. Desde el primer momento en el que el Balonmano Nava contactó con él, mostró un gran interés por incorporarse a la disciplina del conjunto segoviano, contando con las referencias que le dieron tanto Álvaro como Filipe.

Del lateral zurdo señaló Dani Gordo que “define el perfil de jugador que queremos en Nava, joven y con buena progresión, que puede dar un salto de calidad al club. Le conocía de haberle visto jugar con una buena hornada de juniors de Portugal, y sin duda nos va a fortalecer en el lateral derecho en la parcela ofensiva, porque tiene un buen lanzamiento y es decidido en la penetración, pero sin olvidar que también nos puede echar una buena mano en defensa, tanto en el ‘dos’, como en el centro”.

Aún quedan un par de incorporaciones por definirse en el conjunto segoviano, que tiene prácticamente cerradas las negociaciones con un jugador que puede actuar en la primera línea, y avanza en las conversaciones con un guardameta de los mejores de la categoría juvenil. Además, también tiene avanzados los contactos con un segundo entrenador y un preparador físico que puedan sustituir a Alejandro Pereira y Sandra Rodríguez.

LA VUELTA, A FINALES DE JULIO

La plantilla del Viveros Herol Nava iniciará el trabajo de pretemporada en los últimos días del mes de julio, con el fin de llegar en el mejor momento de forma posible al inicio de temporada, puesto que el objetivo de la permanencia pasa por conseguir una buena renta de puntos en la primera vuelta que permita trabajar con tranquilidad. Se espera que, para esas fechas, Adrián Rosales pueda entrenarse con normalidad con el grupo, superado ya su operación de ligamento cruzado anterior. Porque no es lo mismo la recuperación de un cruzado en un futbolista que en un jugador de balonmano, ya que aunque en un plazo de seis meses ambos deportistas pueden contar con el alta médica tras la intervención quirúrgica, conseguir el alta competitiva en un ‘balonmanista’ puede prolongarse hasta el año.