Álex Conde intenta superar la entrada de un contrario con Mika pendiente de la jugada. / KAMARERO
Publicidad

La Segoviana sigue en su lucha por alcanzar el liderato, y ante un rival de altura como La Virgen del Camino supo imponer su ley. Los pupilos dirigidos por Manu González vieron cómo los locales se adelantaban en el ecuador del primer tiempo pero Agus Alonso, a cinco minutos del descanso, puso las tablas. Al filo del descanso los locales se quedaron en inferioridad numérica por la roja directa que vio Fran, algo que no desaprovecharon los azulgranas para darle la vuelta al tanteador en la segunda mitad, gracias a los goles de Mika y ya en el alargue, de Diego Gómez.

Tenía marcado en rojo en el calendario el partido en Los Dominicos el equipo gimnástico. Fueron noventa minutos que no defraudaron y que, siendo de inmensa dificultad, ofrecieron intensidad, polémica, goles y el valor añadido que supone remontar un resultado adverso. Así las cosas, los primeros compases arrancaron con los anfitriones llevando la iniciativa, siendo protagonistas y sabiendo a lo que jugar, con un fútbol directo y presionando sobre la defensa de tres de la escuadra visitante. Pese a ello, la presencia de De la Mata para completar la defensa volvió a ser un acierto por parte del entrenador gimnástico, ya que su zaga se mostró inexpugnable durante los primeros compases pese a tener mucho trabajo.

APRIETA LA VIRGEN

Trató la Sego también de salir al ataque con dos ocasiones: primero de Dani Calleja y poco después con una internada de De la Mata sin demasiado peligro. Fue en el minuto 23 cuando el equipo dirigido por Roberto Carlos puso cerco sobre la portería de Facundo y decidió buscar el gol. Lo hizo con una jugada a balón parado en la que una prolongación le sirvió a Fran para concluir la jugada con éxito, sentenciando al guardameta uruguayo.

El tanto sirvió como despertador para los visitantes, que no terminaban de encontrarse cómodos ante los dominicos. Un hecho que a punto estuvo La Virgen del Camino de aprovecharlo con un lanzamiento de falta directa de Dani Alonso que esta vez sí, desbarató Facundo.

EL FINAL, AZULGRANA

Las tablas no llegaron hasta los últimos compases del primer tiempo, un final vertiginoso que condensó en cinco minutos todos los ingredientes del choque. Sobre todo, la polémica. Y es que el gol segoviano llegó tras una internada de Alex Conde que remató como un ciclón Agus Alonso en una acción en la que los locales reclamaron fuera de juego. Acto seguido, los leoneses se quedaban con diez hombres por una agresión de Fran sobre el propio Agus. Se marchaban los segovianos a los vestuarios con mejor cara y con la sensación de que la tormenta había pasado por encima de Los Dominicos.

Así fue durante la segunda parte. Desde el minuto uno, el encuentro tuvo color azulgrana por los cuatro costados, con un dominio que no se tradujo en ocasiones pese a lo abultado del resultado final. La primera llegada fue a través de un balón frontal que terminó culminando Mika de manera desacertada. Poco después, Anel volvía a probar suerte con una internada. Pero no fue hasta pasado un cuarto de hora de la reanudación cuando los de Manu González dieron la vuelta al tanteador con la diana que transformó Mika. El cántabro demostró estar de dulce al transformar en el 1-2 una de las escasas ocasiones de los visitantes, ésta propiciada por una nueva recuperación de Alex Conde en banda y posterior llegada a zona de castigo local.

A MANTENER LO GANADO

Desde ese momento y hasta el final del encuentro, la Segoviana jugó con el viento a favor a pesar de sufrir algunos apuros por empeñarse en mantener el resultado. Mantuvo Álex Conde el timón ofensivo erigiéndose en protagonista de todas las acciones de sus compañeros. La primera, un balón de oro que no culminó Domingo, posteriormente una internada de Manu que interceptó Pablo Suárez; y por último un disparo de Quino que chocó sobre Porfirio. Pese a todo, era la Virgen quien mandaba y la Segoviana la que contragolpeaba amparada en sus hombres de área.

No fue hasta las postrimerías cuando el choque quedó visto para sentencia. Lo ejecutó Diego Gómez, una vez más, demostrando su acierto y buena racha ante la portería contraria después de cinco minutos peleándose con los centrales rivales. Una combinación en el balcón del área entre Quino y Conde sirvió para que el espigado delantero colocase la puntilla dentro del área y permitiese a la Sego agarrar distancias. En definitiva, partido en el que los de Manu González mostraron sus mayores virtudes y en algunas fases también defectos que siguen lastrando a los azulgranas. Pero los puntos cayeron del lado segoviano, y la presión sobre el liderato se mantiene una jornada más.