Publicidad

El CD La Granja cayó en el campo de El Hospital por 0-3 contra el Zamora FC, uno de los cuadros llamados a copar uno de los cuatro primeros puestos del Grupo VIII, en un partido en el que luchó a pesar de no ser su guerra. La plantilla que dirige José Luis Segovia, que todavía está tomando el pulso a la categoría y que juega por un objetivo distinto al del contrincante de ayer, destacó por su estructura defensiva frente a un rival con músculo en su espina dorsal, mordiente y más hecho. Los locales aguantaron la ambición del conjunto de Carlos Tornadijo hasta el último tramo del duelo donde la expulsión de Cristian, con el 0-1 obra de Murci, desarmó las posibilidades de los azules y agravó el ahínco blanquirrojo para hacer dos goles más a cuenta de Juanan y Ramos.

Segovia salió con un once de entidad ofensiva con la finalidad de dar el aldabonazo a la contra. Cuatro hombres de naturaleza de ataque como Gabi, Lázaro, Koby y Choflas marcaron el dibujo en la parcela final de juego, mientras sorprendió la no inclusión desde el inicio de Guty -el jugador con más chispa creativa del equipo- dado que el técnico entendió que este duelo requería otras variantes. Este cuarteto estuvo sujetado por Terleira y Juli en el centro, realizando un importante trabajo defensivo para ayudar a la primera línea definida por Pluma y Kike, en los centrales, y Cristian y Mateos, en los laterales. Bajo palos, Lorenzo.

Tornadijo, por su parte, se presentó en San Ildefonso con un esquema compuesto por el guardameta Jon; en la zaga estuvieron Chete, Coque, Asiel y Alcañíz; Pipi, Juanan y Ramos llevaron el peso en la medular; y el tridente de Garban, Murci y David. Muy activos estuvieron estos tres componentes desde la apertura, con un Coque muy móvil que se sumó a los de arriba para profundizar en su iniciativa.

Con las armas de la verticalidad, el Zamora buscó las espaldas de los laterales locales, tensando incluso el fuera de juego, sobre los balones en largo que ofrecieron Pipi y Juanan. De esta manera, los visitantes volcaron de forma habitual hasta cuatro integrantes en el perímetro de peligro y David gozó de un uno contra uno claro frente a Lorenzo, que se saldó con una meritoria actuación del meta azul. No se achantó La Granja y seguidamente puso la réplica en el área contrario con una importante jugada colectiva que tuvo en Choflas la oportunidad de haber abierto el marcador.
Coque y Garban intercambiaron en repetidas ocasiones su posición en el carril izquierdo, obligando a Choflas a bajar para ayudar a Mateos. Fuerte continuaron los zamoranos y en la salida de un córner Murci estableció el 0-1 de cabeza, tras un primer remate de Asiel que le sirvió de asistencia. Era el minuto 30 y, a pesar de verse por debajo, los azules dispusieron de un par de oportunidades llevadas con criterio por Lázaro en la banda y un disparo seco, bien orientado, de Terleira que atajó Jon.

Ya en el segundo tiempo, Segovia sacó a Guty en el lugar de Gabi y el conjunto local ganó en el drenaje de la construcción, pero la mala noticia fue que se cargó con dos amarillas, mostradas a Juli y Cristian. Rápido Terleira y Lázaro tomaron las riendas, aunque fueron los visitantes los que siguieron llevando el peso del encuentro. A los pocos minutos de la reanudación, pudieron hacer el segundo por mediación de Asiel, pero Juli salvó bajo palos.

Buen trabajo defensivo desempeñó La Granja, pese a verse con un sólido y firme Zamora que no cedió en sus pretensiones por acrecentar su ventaja. Sin embargo, en el ecuador de la segunda parte una jugada desmoronó los cimientos. Una entrada de Cristian a media altura supuso su expulsión al ver la segunda cartulina y en el saque de esta falta Juanan remachó un balón en el área para hacer el segundo para el plantel blanquirrojo. Este gol llevó a la fuga de nervios a los locales y se sucedieron dos trifulcas que terminaron con Pluma, Koby y Chete siendo amonestados. El cuadro de Tornadijo aprovechó la inferioridad de los granjeños para profundizar en la herida y el capitán Ramos materializó el tercero con un disparo desde la frontal del área. Se consumieron los últimos minutos con la misma tónica, destacando un uno contra uno de Lázaro sin tino, y los tres puntos se marcharon a dominios zamoranos.

josé luis segovia: «El palo del 0-3 es demasiado duro a raíz de la expulsión»

carlos tornadijo: «La efectividad de cara a puerta marcó la diferencia»

Compartir