d1-1kama_Futbol-Segoviana-Real-Valladolid-B_KAM5589
Anel, con el brazalete de capitán de la Segoviana durante un encuentro. / KAMARERO
Publicidad

Gimnástica Segoviana y CD La Granja, que competirán la próxima temporada en el grupo octavo de la Tercera División, han llegado a una nueva coincidencia en la categoría de distintas maneras. La Segoviana, con el disgusto de perder la permanencia en la Segunda B por los detalles que suelen condenar a los debutantes, mientras que el CD La Granja retorna a la Tercera con el alegrón que supuso realizar una temporada muy completa en la Regional de Aficionados, con un más que destacado sprint final.

Ambos clubes se han visto en la obligación de cambiar de entrenador por decisión propia de los técnicos, ya que tanto Abraham como Paco Maroto apostaron por tomar otros caminos, pero ni el cambio de categoría, ni la marcha de sus respectivas referencias en el banquillo han propiciado que azulgranas y granjeños hayan cambiado de política con respecto a la próxima temporada, volcándose con la continuidad de sus jugadores de referencia antes que mirar en otros lugares lo que perfectamente se tenía en casa.

LA SEGOVIANA

En el caso de la Segoviana, el club gimnástico es consciente de que va a ser una de las referencias de la categoría con la clara apuesta por el ascenso que se realizó desde la Junta Directiva en la asamblea de socios, pero no por ello se ha separado del camino trazado por la dirección deportiva en comunión con el nuevo entrenador. Manu González pretendía que la mayoría de los futbolistas de la pasada temporada en Segunda B continuaran en Tercera, y a ello se dispuso el club, dejando que otros rivales por el ascenso aceleraran en la contratación de determinados futbolistas, pero teniendo clara que la opción primera era la de conservar lo bueno que había, y que hay.

Con la renovación de Anel, que se confirmó en la jornada del jueves, el club azulgrana se puede dar por más que satisfecho en este apartado, y así lo manifestó el técnico durante la presentación de Álex Conde, cuando afirmó que “el club ha conseguido lo que yo pretendía, que era que continuara la mayor parte de la plantilla”. Evidentemente no han faltado los disgustos como la marcha tanto de Álex Ayala como de Guille Duque, puesto que se consideraba que ambos tenían un gran futuro dentro de la Segoviana, pero las decisiones personales han pesado más que las intenciones futbolísticas. Así que la entidad, teniendo claro lo que le faltaba, adelantó metros en el mercado de fichajes, incorporando a un mediapunta de calidad como Álex Conde, y reforzando la línea defensiva con Adrián Pérez y Charly.

EL CD LA GRANJA

En el caso del CD La Granja, el club se movió con agilidad después de que Paco Maroto comunicara con tiempo más que suficiente su intención de abandonar el banquillo, y la llegada de José Segovia con un nuevo equipo técnico hizo que el club pudiera sondear el mercado con tranquilidad, pero también buscando una clara apuesta por mantener a la mayoría de los futbolistas que consiguieron en la pasada campaña conformar uno de los mejores conjuntos de la Regional de Aficionados.

Con la premisa habitual de no gastar nunca más de lo que se tiene, el CD La Granja comenzó las renovaciones de atrás hacia delante, y la portería fue una de las primeras líneas en quedar conformadas. Poco a poco fueron más los jugadores que se sumaron al proyecto granjeño, y aprovechando la cercanía de un Unami que hará proyecto nuevo la próxima campaña, el club se movió para incorporar a jugadores interesantes.

Faltaba la ‘guinda’ al pastel, y esa es la de la renovación de Dani Lázaro, que en la pasada campaña fue el máximo realizador del grupo A de la Regional de Aficionados, sumando 33 goles, y que confirmó su continuidad en el equipo del Real Sitio, en el que desde el primer momento se sintió muy integrado.

De esta manera, y siguiendo caminos paralelos aunque los objetivos sean distintos, Gimnástica Segoviana y CD La Granja han conseguido llegar al próximo lunes, fecha del inicio de la pretemporada, con los deberes hechos en lo que se refiere a la confección de sus plantillas. La apuesta por los de casa, por los que siempre suman, es de las que normalmente suele salir bien.

LOS REFUERZOS AZULGRANAS

Aunque uno sea de Valladolid, y otro de Palencia, la realidad es que la Gimnástica Segoviana ha apostado por mirar al Zamora CF para reforzar la línea defensiva, la que más necesitaba de esas incorporaciones después de las bajas de Borja Plaza, Chema, Álex Ayala, Guille Duque y Álex Alonso.

Así, el club confirmó los acuerdos con el pucelano Adrián Pérez y el palentino Carlos Fernández ‘Charly’. El primero de ellos es un lateral derecho que comenzó su carrera en el grupo octavo jugando en el Valladolid B, para posteriormente jugar en el Atlético Tordesillas, el CD Palencia y el Zamora, donde ha jugado en las dos últimas campañas. Lateral con desborde, se presenta como el ideal para el tipo de juego que despliega la Segoviana.

En el caso de Charly, el central palentino es otro buen conocedor del grupo, ya que ha jugado varias campañas entre el Palencia y el Cristo Atlético, para terminar recalando en el Zamora, de donde ha dado el salto al conjunto azulgrana. Tanto Adrián como Charly son habituales en la Selección de Castilla y León.