d1-Nava-Sinfin-6
Filip Martins gana la posición y lanza sobre la portería rival. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Sesenta minutos quedan para que el Viveros Herol Nava cierre la mejor liga regular de su historia, la que le llevará a ocupar la segunda, o la tercera, plaza de la clasificación dentro de la División de Honor Plata, dependiendo de lo que suceda en el encuentro que, a partir de las siete de la tarde, le enfrentará al catalán conjunto del Handbol Bordils, uno de los pocos que ha sido capaz de derrotar al equipo de Dani Gordo en la presente campaña.

Conseguida la clasificación para el play off a Liga Asobal, el objetivo de la victoria sobre el Bordils no se asunto baladí en Nava, puesto que ese triunfo certificaría el segundo puesto de la clasificación, que daría al conjunto navero los derechos de organización de la fase de ascenso, que el club quiere organizar en su frontón, aunque para ello la Federación Española deberá dar su consentimiento. En caso de que no lo hubiera, el Pedro Delgado estaría preparado para acoger la fase.

Pero ese problema llegará si el Viveros Herol Nava logra ‘copiar’ el resultado que obtenga el Conservas Alsur Los Dólmenes en la cancha del Villa de Aranda, equipo que se está jugando sus últimas opciones de permanencia frente al conjunto andaluz. Y por ello Dani Gordo no quiere pensar más allá del encuentro que dará comienzo media hora más tarde de lo habitual, por aquello del horario unificado de la última jornada de Liga, en la que la novedad (salvo sorpresa desagradable en el último entrenamiento) estará en que el cuerpo técnico tendrá que realizar convocatoria descartando jugadores por primera vez en toda la temporada. Novedoso, es.

UN RIVAL CON BUENAS ARMAS

El Handbol Bordils, que llega a Nava de la Asunción con los deberes hechos después de salvar la categoría con algunas jornadas de antelación, tiene una forma de jugar de las que peor le vienen al conjunto segoviano, con ritmo muy alto, acciones rápidas en ataque, y lanzamientos en cuanto hay un mínimo espacio en la defensa. Contar con un lanzador como Pahali suele ser garantía de goles, como para el Viveros Herol contar con Agustín Casado, que llegará a la fase de ascenso con muchos minutos de juego en sus piernas, aunque el cuerpo técnico ha tratado de darle descansos siempre que ha podido.
El partido, que tiene su importancia, tendrá también su buena dosis de reconocimiento a una plantilla que ha ido superando no pocos obstáculos a los largo de la temporada. Como afirmaba Dani Gordo, “no soy tan tonto como para no saber el plantel que tengo, pero quizá lo que la gente no sepa es la cantidad de obstáculos que hemos tenido que salvar para conseguir llegar donde hemos llegado, por encima de nuestras expectativas. Ganar al Bordils significará tener la posibilidad de jugar la fase de ascenso en casa, aunque ese será otro ‘problema’. Y los problemas hay que afrontarlos de uno en uno.