Francisco Javier de Frutos, después de la primera etapa. / TITAN DESERT
Publicidad

Son tres los deportistas segovianos que toman parte en la Garmin Titan Desert que se desarrolla por el desierto de Marruecos, en unas condiciones complicadas para los aventureros en la segunda etapa, con calor extremo, arena, muchas dunas, y una primera parte de la etapa maratón en la que los ciclistas debían transportar todo lo que necesitaran para pasar la noche y salir al día siguiente.

Uno de estos deportistas segovianos es Francisco Javier de Frutos, presidente de la Fundación Centea, que participa por primera vez en la Titan con el proyecto de la fundación, como es grabar un documental “basado en el deporte como herramienta para recuperar a gente con problemas de adicciones”.

LOS VALORES

“Hemos escogido la Garmin Titan Desert por tener valores similares como el apoyo y la solidaridad”, afirmó De Frutos, que calificó la primera de las etapas como “muy dura. De los ocho componentes, dos hemos necesitado asistencia médica. En el primer tramo las dunas nos han hecho bajar de las bicis. En el kilómetro setenta hemos empezado a pasar por problemas físicos, y ya en el tramo final hemos tenido que tirar con algunas cuerdas de nuestros compañeros para poder llegar a meta”. Son los avatares que los deportistas tienen que superar en una competición de una dureza extraordinaria, que año tras año realiza una tremenda selección entre todos los participantes.