Buitre logra evitar el avance de Gadeia en un momento del último encuentro de liga que jugaron Naturpellet e Inter. /KAMARERO
Publicidad

Para un equipo que, como el Naturpellet, tiene puestas sus miras en la permanencia en la categoría, todo aquel encuentro que no le ponga cerca de ese objetivo es mirado con cierto recelo. Cierto es que disputar la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey en casa y frente al Movistar Inter puede resultar una liberación para los jugadores, sabedores de que una derrota no tendrá más consecuencias que la de ver cómo se ha cumplido el pronóstico, pero por otra parte jugar este partido supone un esfuerzo físico extra para un conjunto al que la falta de jugadores le está pasando una excesiva factura, y que el sábado tendrá uno de los choques más importantes de la temporada frente al Valdepeñas, también en el Pedro Delgado.

El equipo viene de competir a buen nivel en la cancha del Osasuna Magna, y sólo la falta de gol está impidiendo que el trabajo que se realiza en los encuentros pueda dar sus frutos en forma de puntos, porque defensivamente el Naturpellet se encuentra a buen nivel, Thiago Soares ha elevado mucho su rendimiento bajo los palos con el paso de las jornadas, y así los números defensivos que está sumando el equipo están a la altura de conjuntos del centro de la tabla como el Aspil Ribera de Navarra. El problema no está ahora en los goles que se evita, sino en los que no se marcan.

SE ACABARON LOS DESPISTES

El sistema defensivo del Naturpellet se verá puesto a prueba por un Movistar Inter que sin ser el equipo extraordinariamente regular de pasadas campañas, sí está mostrando un mejor nivel de juego en las últimas jornadas del campeonato regular. El equipo de Jesús Velasco acumula tres derrotas y dos empates en catorce jornadas de liga, unos números que le han llevado a ocupar posiciones en absoluto acordes al nivel de la plantilla, aunque poco han tardado los jugadores interistas en volver a centrarse, sumando tres triunfos consecutivos que ya le han situado en la tercera plaza de la clasificación, detrás de Barça B y ElPozo. Al final, y pese a agradables apariciones como la de Palma, la de Jaén en años anteriores, o la del Levante en la presente campaña, la Liga siempre tiende a ser cosa de tres. Los tres de siempre, para más señas.

No cabe duda que si existe un torneo en el que se le pueda ‘pillar’ despistado al Movistar Inter, es el de la Copa del Rey, que el equipo madrileño sólo ha ganado en una ocasión. La UEFA Futsal Cup, la Liga o incluso la Copa de España se colocan por encima del torneo del K.O. en las preferencias de un club que, temporada tras temporada, se marca como objetivo el ganarlo todo, y que llegará a Segovia con jugadores en muy buen momento de forma, como Borja o Gadeia. Si a ello se le suma la aportación de Ricardinho, la sobriedad de Carlos Ortiz, la fuerza en el pivote de Humberto, o la polivalencia de Gadeia, por citar sólo algunos ejemplos, la misión de ganar a la ‘máquina verde’ parece imposible. Aunque en deporte lo imposible siempre lo sea un poco menos.

EN CUADRO

En el conjunto segoviano, evidentemente se le da toda la prioridad a la liga, por lo que la idea pasa por no forzar a jugadores que puedan ser importantes el próximo sábado, aunque eso implique rotar con muy pocos hombres, ya que (salvo sorpresa) no jugarán ni Edu, ni Buitre, ni por supuesto Nico Rolón, y tampoco lo hará Raya, puesto que viene cedido del Inter, y existe la ‘cláusula del miedo’ con el jugador. Además, Pedrinho ya está apartado del equipo, que subirá a Julio para tener una rotación más. Aún así, el Naturpellet querrá hace un buen papel en un encuentro imposible en el que, salvo que se produzcan las nunca deseadas lesiones, tendrá todo que ganar, y nada que perder.