dep1_1nerea-miguel-indurain
El ciclista retirado Miguel Indurain a su paso por Segovia como embajador de la ‘Vuelta 1 2 3’. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Miguel Indurain pocas presentaciones necesita. Ídolo de la década de los 90, icono del deporte nacional y referencia del ciclismo mundial. Uno de los mejores de la historia de todos los tiempos de la disciplina de las dos ruedas. Cada vez que se recuerda al ciclista navarro, la imagen rebobinada de su figura enfundada en amarillo por los Campos Elíseos de París o junto a su ‘espada’ rápido se hace evidente. Un hombre capaz de desafiar a las matemáticas que durante cinco años consecutivos ganó el Tour de Francia (de 1991 a 1995) y en dos ocasiones el Giro de Italia (1992 y 1993). Además, cosechó otros títulos como el campeonato del mundo contrarreloj (1995) o el olímpico a contrarreloj (1996) y fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, entre otros.

Ayer, martes, el coloso de Villava estuvo en Segovia tras completar la tercera de la cuatro etapas que definen la ‘Vuelta 123 sin efectivo’, que recorre 545 kilómetros desde Santander a Madrid. Después de consumir los 120 kilómetros con vértice inicial en Valladolid, el embajador del circuito atendió a los medios de comunicación con total sencillez y predisposición a los pies del Acueducto para hablar de sus inicios, su legado, la evolución de este deporte y el rumbo actual del ciclismo español. No tardará mucho en regresar, pues confirmó su presencia en la Marcha Cicloturista Pedro Delgado, que se celebrará el 19 de agosto.

-Lo primero de todo ¿Cómo es el día a día de Miguel Indurain?

No tengo un plan preestablecido, pero a lo largo del año tengo diferentes actos y compromisos siempre relacionados con el mundo del deporte como este de Segovia.

-Ahora llegáis a Segovia con esta nueva etapa, ¿qué momentos especiales guardas de esta provincia en tu carrera en activo?

Veníamos mucho a Segovia, a recorrer la sierra y luego con la Vuelta a España. Siempre había algún final de etapa y recuerdo estar aquí el año que Pedro Delgado ganó la Vuelta el último día. Éramos de diferente época, pero coincidimos en el mismo equipoReynolds-. Él ya estaba consolidado como corredor y yo estaba empezando y luego él ya estaba en el término de su carrera y yo comenzaba a ir a los Tours. Hemos tenido relación a la hora de correr y este año vengo a su Marcha justo cuando se cumplen 30 años de su triunfo en el Tour, donde estuve ayudándole. Siempre es bonito juntarse con los compañeros para recordar.

-Son ya varios años retirado. ¿cómo ves el ciclismo actual en líneas generales? ¿Qué diferencias hay desde entonces?

Antes se corría mucho por Castilla, Galicia, Aragón… Todas las provincias tenían una vuelta. Ahora, sin embargo, se corre más a nivel internacional. Es un ritmo más global y las retransmisiones son de mayor calidad, aunque creo que la cercanía con el público se ha perdido.

-¿En qué momento se encuentra el ciclismo español?

Estamos en un momento de cambio. Hemos tenido unos años a un gran nivel con Purito Rodríguez, Alejandro Valverde y Alberto Contador y ahora vienen corredores nuevos como Mikel Landa, Marc Soler o Ion Izagirre.

– Ya va quedando menos para el Tour de Francia, ¿quién crees que parte como favorito?

El favorito número 1 es Chris Froome. Si supera los problemas que tiene, volverá a luchar por el título. Está en un buen momento de forma tal y como lo demostró en el Giro. Luego están Tom Dumoulin, Nairo Quintana, Thibaut Pinot o incluso el propio Landa. Está bien arropado y ya ha demostrado que puede ganar una grande. Ahora hay que esperar que salga todo bien. De las jóvenes promesas que vienen es la cabeza visible.

Compartir