Los futbolistas de la Segoviana se lamentan de una ocasión fallada en su partido ante el Zamora. / KAMARERO
Publicidad

Aunque no siempre ha sido así, y buena prueba de ello la dan los resultados que logró el equipo azulgrana en los meses de diciembre y enero de la campaña 2016/17 a las órdenes de Abraham García, la Gimnástica Segoviana se ha adentrado en la época más complicada de la temporada para el equipo. El final del otoño y el principio del invierno suelen ser difíciles para el conjunto gimnástico, que se ve perjudicado en su forma de jugar por el estado de los terrenos de juego, algo que también suele coincidir con un momento de forma más bajo en algunos de sus integrantes.

La prueba fehaciente de este hecho la sufrió el equipo la pasada semana, en la que se dejó por el camino cinco de los nueve puntos que había en juego. Tras una primera victoria cómoda frente al Bupolsa, en la que el equipo comenzó a dar muestras de un bajón en su fútbol aunque se achacó a las rotaciones y al hecho de resolver el partido muy pronto, llegó la derrota en el encuentro entre semana frente a la Arandina, que encendió las primeras luces de alarma, porque la Segoviana apenas generó peligro sobre el marco de un rival que mostró un gran nivel táctico.

Por ello el partido frente al Atlético Bembibre resultaba importante para el equipo de Manu González, porque iba a servir para comprobar si los indicios mostrados ante el Bupolsa, y convertidos en evidencias frente a la Arandina, iban a ‘cronificarse’ en el siempre exigente terreno de juego de La Devesa. Y la realidad fue que, durante un buen puñado de minutos, la Segoviana no mostró una mejoría en su fútbol, sino más bien todo lo contrario, a merced de un oponente que llegó incluso a colocarse por delante en el marcador.

LA REACCIÓN HACE CREER

Pero hubo reacción en el equipo azulgrana, que desde que igualó el choque, y hasta bien entrado el segundo tiempo, se pareció de nuevo al que hasta hace cuatro días había liderado la competición, con un caudal ofensivo suficiente como para haber dado la vuelta al resultado, un hecho que se hubiera producido de no haber mediado la gran actuación de Ivanildo.

Resulta complicado mantener el mismo nivel durante toda la temporada, y más cuando ese nivel se acerca mucho a sumar los tres puntos en cada partido, por lo que aunque el dúo de líderes que forman la Arandina y el Zamora se han alejado a tres puntos, lo importante es acabar primero una vez disputada la última jornada de la competición. Pero sí existe una certeza, como es que en los encuentros frente a rivales directos por el campeonato, la mayoría de ellos en casa, la Segoviana ha perdido con la Arandina, empatado con el Zamora, y vencido al Astorga tras una remontada que llegó cuando el rival se quedó con diez, venciendo con más claridad al Real Ávila. Fuera de casa llegó una fuerte derrota en el campo del Numancia B, que será el único conjunto de los que aspiran a jugar el play off que visitará el campo de La Albuera en la segunda vuelta, en la que la Segoviana ejercerá como visitante en terrenos de juego más que exigentes.

El equipo gimnástico cerrará la primera vuelta en La Albuera, frente al Cristo Atlético, que tras la derrota del pasado fin de semana en la Nueva Balastera frente al Tordesillas ha cedido terreno en la pelea por clasificarse entre los cuatro mejores de la competición regular.

EL CD LA GRANJA NO PIERDE CRÉDITO

El Club Deportivo La Granja se encuentra a un partido de cerrar la primera vuelta de la liga fuera de los puestos de descenso, siendo el conjunto que marca la permanencia en el grupo octavo de la Tercera, después de superar un terrible tramo de la competición, con enfrentamientos ante los mejores conjuntos de la categoría que se saldaron con derrotas.

La realidad es que, tras la victoria en el campo del Sporting Uxama, el conjunto de José Luis Segovia ha enlazado cuatro derrotas consecutivas, que es cierto que le han hecho perder posiciones, pero no hasta caer a unas plazas de descenso que son ocupadas por Cebrereña, Bupolsa, Briviesca y Uxama. Estos cuatro equipos, más el del Real Sitio, se han descolgado de las posiciones intermedias de la tabla, y son ocho los puntos de desventaja que tiene el CD La Granja con el Burgos Promesas 2000, conjunto que le precede en la clasificación.

Aún así, el objetivo de la permanencia sigue dependiendo de lo que hagan los granjeños y no de resultados de terceros, y una vez terminada la fase más complicada de la primera vuelta, el equipo volverá a jugar ante rivales algo menos exigentes, caso del Almazán el próximo fin de semana, en un encuentro en el que el equipo recuperará a Pluma, Kike y Berrocal que no pudieron jugar frente al Astorga por acumulación de tarjetas.