d1-1kama-Futbol-Segoviana_KAM4204
Los jugadores de la Gimnástica Segoviana celebran un gol, durante un partido de liga. / KAMARERO
Publicidad

La Segoviana comenzó con victoria su periplo en el Grupo VIII de Tercera, dejando las cosas claras desde el inicio. Los pupilos de Manu González se impusieron, no sin emoción, a un Briviesca que pese a ser un recién ascendido no se dio por vencido y peleó hasta el final por los tres puntos. Dani Calleja abrió la lata, Rubén igualó la contienda en la segunda mitad pero Anel, inmediatamente, volvió a poner tierra de por medio para comenzar el curso de la mejor manera posible.

Afrontaba el primer partido de la temporada la Gimnástica Segoviana con la ilusión por bandera. Tras el varapalo que supuso regresar a Tercera hace tan sólo unos meses, tocaba renovarse pensando en regresar cuanto antes. Para ello, un puñado de refuerzos y trabajo y sacrificio estival para llegar al arranque en plenas condiciones. Dejar de ser cola de león para convertirse en cabeza de ratón; y pasar de ser un combinado asequible a ser uno a batir.

Con el cartel de favorito, como no podía ser de otra manera, se midió a un recién ascendido como el Briviesca, al que otra cosa no, pero de ilusión también va sobrado. Lo dejó claro el ambiente en el Municipal, donde la hinchada burgalesa no falló para apoyar a los suyos. El objetivo no era otro que comenzar con buen pie el curso ante uno de los candidatos al ascenso como es el cuadro castellano. Los azulgrana, ayer con su segunda indumentaria de color blanco, fueron de menos a más.

Los de Manu González son conscientes que para lograr la meta, hay que ir paso a paso. Y que ello incluye, cómo no, ganar en todos los terrenos de juego a los que asista en la siempre complicada Tercera División. El curso pasado fue una de las muchas asignaturas pendientes, así que iniciar la campaña con un triunfo lejos de casa, con bajas importantes como las de Manu, De la Mata, Agus o Quino se antojana imprescindible para no mermar la confianza de manera precipitada.

El partido no decepcionó y tuvo muchas fases de entretenimiento en las que pudo pasar cualquier cosa. Por ejemplo, entró mucho más enchufado el conjunto dirigido por César Rodríguez. En apenas diez minutos provocó hasta tres saques de esquina y puso en más de un aprieto a Facundo, que aunque le ganó la partida a Christian, tuvo un error que pudo provocar el primer tanto local tras dejar un balón franco a Hontoria. Eso sí, antes evitó a Juanpa el 1-0.
Y eso que a los tres minutos parecía que la Sego iba a por todas con una ocasión en la que Ivi, muy enchufado en los instantes iniciales, no lograba conectar con el esférico. Sin embargo, a pesar que la mayor parte del tiempo el partido se jugaba en el campo briviescano, lo cierto es que la claridad de ideas a la hora de afrontar la producción ofensiva brillaba por su ausencia. El juego por bandas, con Adri por la derecha y Dani Calleja por la izquierda, tampoco acababa de cuajar.

Tampoco se le puede exigir demasiado a un equipo el primer partido de la temporada ya que falta rodaje y muchos equipos todavía siguen en construcción. Cuando Dani Calleja abandonó la banda y jugó a sus anchas, la Sego lo notó. También el buen hacer de las caras nuevas, activas y con ganas de gustar. Álex Conde, con Adri, fue uno de los que mejores sensaciones dejó y de los que promete ofrecer muchas tardes de alegría. Como el resto de sus compañeros, su rendimiento fue in crescendo.

El Briviesca, espoleado por su público, sabía generar peligro a la contra. También en jugadas a balón parado: en una de ellas, aparentemente sin peligro, los locales cogieron a contrapié a los dos centrales de la Sego. Así, Juanpa consiguió peinar el esférico lo suficiente para mandarlo a la cruceta. La mejor ocasión del partido hasta el momento llegó a la media hora y metió el miedo en el cuerpo a la Gimnástica, que respondió de manera inmediata… y de la mejor manera.

Así, prácticamente en la siguiente jugada, llegó el tanto de los gimnásticos. Tras un rechace de Álex Conde, Dani Calleja vio adelantado a Chema y no dudó en rematar para situar el primero de la tarde. Suspiros de tranquilidad para los visitantes, que desde ese momento hasta el final del primer tiempo gozaron de buenas ocasiones para ampliar la distancia. Anel, con un testarazo en el punto de penalti tras un córner botado por Asier, tuvo muy cerca el 0-2.
Tras la reanudación, el descaro del Briviesca trató de imponerse a la autoridad segoviana. Los de casa trataban de provocar errores en los visitantes, que dominaban y contaban con ocasiones: Álex Conde con un disparo cruzado e Ivi, con un gran remate tras centro de Adrián que mandó a la madera, protagonizaron dos acciones que fueron el preámbulo de la igualada: una indecisión de Facundo la aprovechó Rubén en el minuto 65 para reabrir el debate de la portería.

El tanto sentó como un jarro de agua fría, pero afortunadamente el disgusto no duró mucho. Y es que dos minutos más tarde, en un córner, Asier volvió a encontrar a Anel, que esta vez con su remate de cabeza superó la línea de gol. El 1-3 lo tuvo nuevamente Asier, de falta, pero se marchó por poco. También la tuvo en sus botas Diego Gómez, que entró de refresco, a siete del epílogo. No se rindió el Briviesca en busca del punto, pero el que se terminó llevando tres fue, merecidamente, la Sego.