Carré intenta evitar el gol en un partido anterior del Unami. / KAMARERO
Publicidad

Competir no es solo correr y defender tu portería con más o menos intensidad, o saber cuándo hay que ir a presionar al contrario, o retrasar las líneas. Competir también es aprovechar las ocasiones que tienes, y en ese apartado el Unami ha competido pocas veces de la forma en la que a las jugadoras segovianas, ‘currantes’ como pocas, les hubiera gustado.

En la madrileña cancha del pabellón Príncipe Felipe de Colmenar, el Unami peleó e igualó en intensidad sobre la pista al Colme Futsal, llegando a igualar el 1-0 con el que el equipo de casa se puso por delante. Pero la diferencia en la definición se hizo patente antes del descanso, cuando el cuadro segoviano no consiguió volver a acertar con la portería contraria, mientras que su oponente lo hacía hasta en tres ocasiones más, cerrando la primera parte con 4-1.

En el segundo tiempo salió el Unami decidido a reducir las diferencias, aunque fuera a costa de ir al intercambio de ocasiones. Pero aunque sí es cierto que en algunos tramos de la segunda mitad sí se produjo ese intercambio, no lo es menos que las de Luis Martín dispusieron de oportunidades claras para haber reducido las diferencias. Pero no hubo manera de marcar, y el paso de los minutos no hizo sino asentar el sistema defensivo del Colmenarejo, uno de los conjuntos menos goleados de la categoría, que demostró esa condición ante el Unami, y que terminó llevándose los tres puntos. El equipo segoviano hizo bien casi todo el trabajo, pero sigue sin culminar sus ocasiones, y este hecho es el que le ha llevado a ocupar la zona media/baja de la clasificación.