d1-1-JoseLuisFernandez-balonmano-mmt-seguros-zamora-nava
Nicolo se dispone a lanzar sobre la portería de Barrientos. / JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ-LA OPINIÓN
Publicidad

El Viveros Herol Nava perdió su imbatibilidad en el pabellón Ángel Nieto, donde el MMT Zamora le venció por 27-26 después de que el conjunto segoviano realizara un partido irregular, con constantes altibajos ante un oponente que no hizo una sola concesión en defensa, y que en ataque se mantuvo con la soberana actuación de Octavio Magadán, el no menos sobresaliente trabajo de Ceballos en el extremo, y un buen Barrientos bajo los palos para llevarse el partido, aunque fuera en el último suspiro.

El inicio de encuentro apuntaba a complicado para el conjunto de Dani Gordo, porque se respetaba la fuerte salida a la cancha del Zamora, que con Octavio Magadán comandando las operaciones desde el centro, abría mucho el 6:0 defensivo del Viveros Herol. Aunque Yeray comenzó con buen ritmo, lo cierto fue que el Viveros Herol Nava no fue regular en defensa hasta bien entrado el primer tiempo, por lo que fueron muchos los minutos en los que el equipo local lideró con relativa solvencia el marcador.

El primer cuarto de encuentro fue bastante flojo del equipo de Nava de la Asunción, con poco que ofrecer en ataque, astacados en el uno para uno, y enviando lanzamientos hacia la meta rival sencillos de atajar por parte de Felipe Barrientos, más apuntando evidentes problemas en defensa, ya que por los costados Ceballos hacía mucho daño, con cinco goles en la primera parte.

El tiempo muerto que solicitó Dani Gordo con 8-5 en el marcador, y la entrada en la portería de Ernesto y de Oleg en el 6:0, vino a poner algo más de cordura al balonmano que ofreció el Viveros Herol, al que un par de buenas acciones ofensivas, contragolpe incluido, vino a poner incluso por delante en el marcador, aunque fue un espejismo, puesto que los locales recuperaron rápidamente la iniciativa. Un gol de Adrián Prieto a diez segundos para el descanso dejó el marcador con 13-12 a la llegada del descanso. En el MMT Zamora, Barrientos marcaba unos aceptables porcentajes bajo los palos, que en la segunda parte elevó sobremanera.

LOS MALOS PRINCIPIOS

De nuevo, y como sucediera en el primer período, la entrada a la cancha del Viveros Herol no fue la más adecuada, permitiendo que de nuevo el equipo de casa volviera a ponerse con dos goles de ventaja, que posteriormente fueron tres, y después cuatro…

El equipo navero parecía entrar en descomposición cuando Dani Gordo pidió tiempo muerto en el ecuador de este segundo tiempo. Muy precipitados en sus acciones ofensivas cuando el partido requería bajar las pulsaciones, y encontrándose con Barrientos cuando se lograba llegar a los seis metros, los segovianos se metieron en los últimos diez minutos con malas sensaciones, y evidentes errores defensivos, sobre todo a la hora de cerrar el espacio entre el central y el lateral.

El retorno a la pista de Yeray, y el 5:1 con Paco Bernabéu marcaron el camino de la mejoría visitante. Eso, y que los colegiados sancionaron con aún más dureza las acciones defensivas de los zamoranos, que no daban ni una sola opción de continuidad a las jugadas. Durante los últimos nueve minutos de encuentro, los locales se pasaron cuatro en inferioridad, y poco a poco Nava no sólo detuvo la hemorragia, sino que fue cerrando la herida, pese a que Octavio Magadán se empeñaba una y otra vez en abrirla.

Después de un buen gol de Ceballos a menos de seis para el final, que colocaba el 24-21, el Viveros Herol encontró la precisión en ataque, y aprovechando la exclusión de Ramiro Martínez, colocó un parcial de 0-3 que empató el choque, y le metió con opciones de victoria en los compases decisivos, en los que la bola quema en las manos.

Con empate a 25, llegó una de las acciones clave del encuentro. Yeray atajó un lanzamiento escorado de Ceballos, y le dio a su equipo la posibilidad de colocarse por delante en el marcador después de muchos minutos sin poder hacerlo. Sin embargo, el ataque navero se estrelló en la defensa zamorana, y un último remate de Carlos Villagrán con el pasivo a punto de señalarse, fue detenido por Barrientos.

Ahí se le escapó a Nava la posibilidad de ganar el choque, porque en la siguiente acción Magadán no falló, y aunque Agustín empató el partido a 16 segundos del final, una rápida acción ofensiva del Zamora le dio a Jaime González la posibilidad de ganar el partido para su equipo, con una vaselina sobre la salida de Yeray cuando el electrónico señalaba que restaban cuatro segundos para el final. Aunque se peleó mucho en el tramo final para conseguir enjugar la diferencia, el Viveros Herol no jugó su mejor partido de la temporada, y acabó cediendo ante un rival muy motivado por el hecho de jugar ante el que todos apuntan como referencia de la competición.