dep3_1-segoviana-
El atacante de la Gimnástica Segoviana Kike disputa un balón frente a un rival del Toledo en la ida. / LA TRIBUNA DE TOLEDO
Publicidad

Una vuelta después de la derrota más dolorosa (por lo abultado) de los últimos tiempos para la Gimnástica Segoviana, si la nieve no lo impide el campo de La Albuera acogerá el encuentro de revancha que medirá al conjunto azulgrana con el CD Toledo, en el que se pondrán en juego buena parte de las opciones de permanencia del conjunto azulgrana.

Separados por tan solo dos puntos en la clasificación, no se descubre América si se dice que el conjunto imperial no se encuentra en la situación clasificatoria que, por presupuesto, debería ostentar. Pero si pasados 23 partidos de competición el Toledo se encuentra en la decimoquinta plaza, y la Segoviana en la decimoséptima, es por (de)méritos propios, sin que el dinero desembolsado en firmar, o mantener, a tal o cual jugador, tengan demasiado que ver.

El pasado miércoles, el Atlético de Madrid B no se encargó de bajar a la Segoviana de ninguna nube, porque el equipo gimnástico sabe que una victoria fuera de casa como la de Cerceda, te da moral, pero nada más. Sin embargo, el filial sí recordó a los de Abraham García que, para ganar partidos en la Segunda B, no sólo es que no te puedas equivocar nada, sino ni tan siquiera hacer un leve amago de confundirte, si no quieres recibir un sonoro bofetón en forma de gol en contra.

TAN CARIÑOSO, COMO EXPEDITIVO

Así que, para el encuentro frente al equipo toledano que ya no entrena Onésimo Sánchez, sino Miguel Falcón, la premisa pasará por ser tan cariñoso con el esférico como en la primera parte del encuentro frente al Atleti B, y tan expeditivo sin él como se fue ante el Cerceda. Sólo así se podrá doblegar a un conjunto que coquetea con la zona de descenso, pero que tiene argumentos suficientes como para ganar a cualquier rival, y más incluso después de haber realizado nada menos que siete incorporaciones en el mercado de invierno.

Después de las rotaciones que Abraham realizó el miércoles, para el encuentro de este domingo se espera el retorno al once tanto de Anel en el centro de la defensa, como de Manu en el pivote defensivo. Se podría dar la circunstancia de que Facundo volviera a la portería ante el equipo frente al que se lesionó, y que Dani Calleja también retorne al once. La apuesta del técnico será la misma que en anteriores encuentros, y ‘sólo’ hay que minimizar los errores para conseguir superar a un Toledo que sabe que tiene una buena oportunidad para descolgar a otro oponente por la permanencia y que, salvo milagro azulgrana, acabará el encuentro con el average ganado a la Segoviana, un hecho que, a estas alturas de la temporada y tal y como se desenvuelve la clasificación, puede ser determinante.