Publicidad

Tras el partido que disputaron el Naturpellet y el Ribera de Navarra, el pabellón Pedro Delgado cesó en su actividad a la espera de un cambio de superficie que se ha dilatado en el tiempo en lo que a su tramitación administrativa se refiere, hasta terminar de adjudicarse en los primeros días del presente mes.

Aunque en un principio las obras de sustitución de la tarima se estimaron en ocho semanas, el compromiso firmado por el IMD y Mondo Ibérica establecía un plazo de cuatro semanas para la finalización de las obras. Sin duda, un importante recorte en los plazos que fue asumido sin problemas por la empresa, e incluso el director territorial de la empresa, Raúl Sánchez, apostaba por tener listo el pabellón algunos días antes como señalaba durante la presentación del contrato: “Consideramos que el 27 de octubre pueden estar terminadas las obras, e incluso nos proponemos concluirlas algunos días antes para que los equipos puedan tener algún día de entrenamiento”.

A LEVANTAR LA TARIMA

Pero la realidad es que nadie esperaba que la empresa se tomara con una cierta calma el inicio de las obras. La llegada que en principio se esperaba para las ocho de la mañana, se trasladó a media tarde, y no fue hasta cerca de las 18.00 horas cuando comenzaron a llegar los primeros trabajadores a la instalación, después de que la empresa hubiera sufrido un problema a la hora de trasladar los primeros materiales desde su sede hasta Segovia.

Evidentemente se tiene fe en Mondo Ibérica, que tiene una más que sobrada experiencia en este tipo de actuaciones, y en la tarde de ayer sus operarios ya estuvieron valorando la mejor forma de iniciar los trabajos, teniendo en cuenta que en una primera fase se levantará toda la tarima, en una labor que se prolongará durante una semana, puesto que se pretende que las zonas de parquet que se encuentren en mejor estado puedan reutilizarse en otras salas de la instalación municipal, por lo que la empresa acometerá esta primera fase con el cuidado necesario para no romper la tarima que pudiera reutilizarse.

UN ACOMODO DIFÍCIL

Los clubes segovianos han ido encontrando acomodo para realizar sus sesiones de entrenamiento mientras el Pedro Delgado esté sin actividad. Así, el Unami de fútbol sala femenino trasladará sus sesiones al pabellón Emperador Teodosio, y disputará sus encuentros como local en la cancha del municipal de La Lastrilla mientras que el Naturpellet se ejercitará en Palazuelos de Eresma… y aún no tiene claro dónde podrá jugar, si en Las Rozas, en El Espinar, en el pabellón Santa Clara de Cuéllar, o en ninguno de esos sitios porque la Liga Nacional de Fútbol Sala le permita jugar como visitante hasta que el Pedro Delgado vuelva a estar operativo. Lo que sí tiene claro es cuándo va a jugar la próxima jornada de Liga. Será el viernes, a las 21.15 horas, en el Palau frente al FC Barcelona. Casi nada.