Los capitán del Naturpellet Segovia, Álvaro Barrera ‘Buitre’ conduce un balón ante el Jaén con la ayuda del ala Jesús Blázquez ‘Chus’. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Derrota para el Naturpellet Segovia ante Jaén Paraíso Interior por 5-1. El conjunto de Diego Gacimartín recibió una engañosa manita, en un choque que tuvo una primera mitad muy igualada y que terminó resolviéndose en las postrimerías de la segunda. Y eso que los visitantes se adelantaron al filo del descanso, pero el contrincante con el potencial que tiene respondió con determinio. Lo peor de no sumar en La Salobreja fue que sí lo hizo el Valdepeñas, rival directo por la permanencia, y encima de tres; quedando ahora a cuatro puntos la salvación.

Sabedor de que la empresa iba a ser de todo menos fácil pero a su vez, con la idea nada descabellada de lograr algo positivo en tierras andaluzas, los pupilos dirigidos por Gacimartín salieron a la pista jienense sin complejos; dispuestos a dar, por qué no, la campanada. Las dos victorias del curso llegaron lejos de casa y aunque los andalices únicamente habían logrado uno de los últimos nueve puntos en juego, lo cierto es que no parecía el rival propicio para que los castellanos regresaran a la senda del triunfo.

El dominio inicial fue de un Jaén al que también le hacían falta como el comer, los puntos en liza. No tanto como a su adversario, pero en casa y ante su afición, no podían dejar escapar la oportunidad de sumar ante un cuadro en una situación muy delicada. Había avisado el técnico blanquirrojo que lograr un buen resultado pasaba por mantener el orden defensivo y cometer el menor número de errores atrás. Algo que sí logró llevar a cabo su equipo en los primeros compases, aunque poco a poco la superioridad de los locales se fue imponiendo.

En la primera mitad, el Naturpellet mostró su mejor versión, plantando cara en todo momento, sin renunciar al ataque, descarado e incomodando a su rival, al que le costó más trabajo del sospechado superar a Alberto. Una volea de Míchel dio inicio al intercambio de golpes. Le siguió una nueva acción de Bingyoba que no encontró el destino deseado. En el minuto 7 los segovianos avisaron a Iker, muy atento a un disparo de Chus, que había recibido una magnífica asistencia de Iago Rodríguez. El duelo estaba muy abierto y podía ocurrir cualquier cosa.

Con el transcurso de los minutos fueron los amarillos quienes empezaron a llevar la iniciativa y a buscar con más insistencia el área visitante, pero una y otra vez se topaban con la tela de araña tejida por los castellanos. Alberto, bajo palos, respondía constantemente a los estímulos de su adversario, como un intento desde el flanco derecho de Dani Martín que mandó a córner. El Jaén parecía poner las ocasiones pero el gol terminaría cayendo del lado segoviano, cuando en una acción un tanto afortunada, Chus mandó al fondo de la red un balón rebotado desde media pista.

El plantel segoviano dispuso entonces de una nueva oportunidad para ampliar su cuenta goleadora, prácticamente después de anotar el 0-1, pero esta vez Chus mandó a la madera un disparo cruzado que no entró por poco. De la posible diana blanquirroja se pasó al empate, a dos del descanso, de Carlitos. El jugador del cuadro jiennense protagonizó una buena jugada individual que le valió a los suyos para igualar la contienda y enfilar el camino a los vestuarios con un marcador que, viendo la igualdad sobre la cancha, era justo.

Todas las oportunidades que no terminaron entre los tres palos en el primer capítulo sí lo hicieron en el segundo… al menos para los andaluces. Y es que apenas se reanudó el envite cuando llegó el segundo chicharro del cuadro local. Alan Brandi fue el autor del acierto que daba la vuelta al electrónico, que ya no volvería a ver subir ningún tanto en el casillero castellano. A pesar de buscarlo el equipo de Gacimartín, el 2-2 se resistió y terminó dando paso a un carrusel de goles por parte amarilla que terminó en una goleada engañosa.

Al filo de la media hora, Carlitos situó el 3-1 y un minuto después llegó la sentencia, obra de Dani Martín tras un contragolpe que comandó Alan Brandi. Los locales se dedicaron a administrar una ventaja que a los segovianos se les hizo bola. Con nada que perder, Naturpellet apostó por el portero-jugador a cinco minutos del epílogo. Volcados en ataque a la caza de un tanto que les metiera de nuevo en el partido, llegó la diana que cerraría el choque, tras un robo de Ramón en media pista que confirmó la manita y el enésimo KO de un equipo al que se le complica más la permanencia.