d1-1kama_Futbol-Segoviana-Real-Madrid-Castilla_KAM3475
Equipo de la Gimnástica Segoviana que formó ante el Real Madrid Castilla en el campo de La Albuera. / KAMARERO
Publicidad

Antes de entrar, dejen salir. Esa es la política que llevan normalmente los clubes de fútbol a la hora de incorporar jugadores en el mercado de fichajes, y a la que no es ajena la Gimnástica Segoviana, que desde que se confirmó su descenso al grupo octavo de la Tercera División ha optado por la pausa a la hora de confeccionar la plantilla. Tanto es así que ha pasado bastante más de un mes desde que se consumara el cambio de categoría, y el club sólo ha anunciado renovaciones.

Aunque el trabajo es árido, y no demasiado agradecido por el aficionado, al que siempre le motiva más una cara nueva, lo cierto es que era imprescindible para el conjunto gimnástico el conocer la situación de unos jugadores que necesitaban ese tiempo de descanso para aclarar sus ideas y tomar decisiones. Además, durante este tiempo el club ha logrado cerrar el cuerpo técnico, en el que ha habido una apuesta por la continuidad con Manu González, tras la marcha de Abraham.

El club quiere cerrar la plantilla en veinte jugadores, que serán uno más en el caso de que Agus tenga roto el cruzado

Finalmente el balance que presenta el plantel de la pasada campaña es el de ocho bajas, las de Pablo, Borja Plaza, Chema, Álex Ayala, Guille Duque, Álex Alonso, Alberto Leira y Fernán Ferreiroa, y cuatro altas, las de Christian, Dani Abad, Juan de la Mata y Diego Gómez. Con esta tesitura, lo normal sería que la Segoviana incorporara a cuatro futbolistas, pero hay dos hechos que vienen a condicionar el trabajo de la dirección deportiva, ya que el club está pendiente de las decisiones de dos jugadores, Agus Alonso y Anel, porque de ellos dependerá en buena medida el número de incorporaciones.

SITUACIONES COMPLEJAS

La situación de ambos futbolistas es complicada, por circunstancias distintas. En el caso del central, la Segoviana siempre espera por Anel hasta prácticamente el último momento, porque considera que no hay un solo jugador en la Tercera capaz de igualar lo que hace el arevalense sobre el terreno de juego. Cierto es que los años pasan, pero el club considera que la temporada que realizó Anel en Segunda B, que se suma a las que viene realizando desde hace un buen número de ellas en Tercera, bien merecen la espera, aunque hay un cierto optimismo sobre la respuesta del jugador.

El caso de Agus Alonso es bastante más desesperante para el club, puesto que le condiciona todos los movimientos que pueda realizar para reforzar el frente ofensivo. Al zaragozano aún no se le ha operado, y con las pruebas que se le están realizando no existe un diagnóstico claro acerca de si tiene roto el cruzado, o no, algo que parece que sólo podrá confirmarse en la misma operación. El club quiere esperar a que se confirme un hecho, u otro, para moverse en el mercado, porque si Agus tiene roto el cruzado se le renovará, y si no lo tiene se le hará una oferta, y por ello apuesta por la paciencia, aunque ello implique perder oportunidades en forma de buenos jugadores que se marchan a otros conjuntos. La mitad del trabajo está hecho, y no ha sido sencillo. Ahora queda terminar la otra mitad, si puede ser antes del 23 de julio, y esta tarea tampoco será nada fácil.

LA PRIORIDAD, EN LA DEFENSA

A salvo de la decisión de Anel sobre su continuidad, que en el caso de ser negativa obligaría a la Segoviana a buscar un defensa más, la prioridad en el club azulgrana es la de cerrar cuanto antes a un lateral derecho, más un central. La incorporación del palentino Carlos Fernández ‘Charly’, que salvo sorpresa de última hora no parece muy lejana, podría abrir el abanico de posibilidades, ya que se desenvuelve en ambas posiciones, pero aún así habría que incorporar a otro defensa para que hubiera más competencia en el centro de la zaga gimnástica.

Además, las otras dos posiciones por cubrir pasan por dos jugadores ofensivos. El primero de ellos, un mediapunta del estilo de Fernán Ferreiroa, (difícil de encontrar, pero no imposible), y el segundo un futbolista con más presencia en el área. La carencia de acierto en el remate en la Segoviana fue un lastre en la pasada temporada, y el club pretende encontrar a ese jugador que tenga una buena relación con el gol.

ZAMORA, ÁVILA, ARANDINA…

La ausencia de los dos conjuntos salmantinos en el grupo octavo de la Tercera ha venido a restar dos más que cualificados candidatos a la nómina de aspirantes al play off de ascenso, pero eso no quiere decir que la liga vaya a resultar poco competida, puesto que varios conjuntos están rearmándose con mucho criterio de cara a una campaña en la que la Segoviana saldrá como favorita, pero sin olvidar a clubes como el Atlético Astorga, el Zamora, el Real Ávila, la Arandina o el Cristo Atlético, que se ha convertido en un habitual en las fases de ascenso en las últimas temporadas. Varios de estos clubes ya se han hecho con los servicios de los jugadores descartados por el Unionistas.