Publicidad

Una década (año arriba, año abajo) después de su entrada en la Delegación Provincial de Atletismo, Chema del Prisco ha elegido el momento de dejarlo. El ‘proyecto de amigos’ con el que inicio esta andadura terminó su ciclo con el fallecimiento de Isaac Sastre, director técnico de la Delegación en el mes de abril, “y en mayo ya había decidido dejarlo”.

¿Qué le motivó a entrar en la Delegación de Atletismo?

Fue un proyecto de amigos, que quedamos en tirar hacia delante porque había un problema en la Delegación, y nos preguntaron si podíamos dar el paso. Decidimos hacerlo, y en mi caso fue un compromiso personal. Es más, cuando entré de delegado lo hice con una condición: No saber nada de dinero, que para eso se encargaba el tesorero.

Siempre ha dado la impresión de que en el atletismo en Segovia cada uno ha ido por un lado.
Segovia ha tenido, y tiene, atletas muy importantes a nivel nacional e internacional, pero todo va en función de los entrenadores que hay, porque cuando empiezas a trabajar la base de una manera profesional, los datos ahí están, y creo que Segovia tiene más del doble de internacionales en atletismo que en el resto de modalidades deportivas. Y hay que tener en cuenta que el atletismo no es un solo deporte, sino que son veintidós especialidades que no se parecen en nada, y se entrenan cada una de manera distinta.

¿El delegado provincial de cualquier deporte es el más ‘pringado’ de todos?

En el fondo eres el responsable de un montón de cosas, y siempre vas a ser el malo, porque eres el que decides. Pero cuando un partido político gana unas elecciones, coloca a su gente de confianza en determinados puestos, y yo sé que hay gente a la que no le ha gustado que yo fuera el delegado provincial. Hemos intentado llevar el proyecto a cabo de la forma más objetiva posible, porque no hay que olvidar que en Segovia hay cinco clubes, y que todos tienen que tener el mismo tratamiento desde la Delegación. Así lo hemos intentado hacer con nuestros aciertos y errores, a algunos les habrá gustado más y a otros menos, y siempre ha habido críticas.

¿Se marcha con la sensación de haber terminado el proyecto? ¿Deja algo por hacer?

No teníamos un proyecto finalista, sino una manera de actuar a diario, que hemos llevado a cabo desde el primer momento. La objetividad de la Delegación ha quedado por encima de todo, tratar de que el atletismo no muriera y fuera hacia delante, que hubiera más atletas y más competiciones. El atletismo no es un deporte que tenga dinero para poder vivir de ello, y por esa razón no se han podido pagar a los entrenadores lo que realmente merecían para poder sacar deportistas de alto nivel.

(…)

Los futbolistas entrenan ahora entre cuatro y seis días a la semana. Antes entrenaban dos, más el día del partido. Los atletas han entrenado siempre durante siete días a la semana, y en ocasiones en doble sesión. Eso es profesionalismo, aunque el nivel fuera más alto, o más bajo. Pero no ha habido ese dinero para compensar los esfuerzos ni de los atletas, ni de los entrenadores, ni de los directivos.

«No ha habido voluntad política de hacer el módulo cubierto. Pero tampoco se ha respuesto el tartán de las pistas de atletismo»

¿Por qué Segovia no tiene módulo cubierto de atletismo?

Porque no ha habido intención política de hacerlo, y de poner el dinero encima de la mesa. Se han juntado varias cosas a lo largo del tiempo, con partidos políticos distintos tanto en el Gobierno como en el Ayuntamiento, y diversas intenciones determinadas.

¿Intenciones determinadas?

Me explico: La pista de atletismo al aire libre, que es un espectáculo porque tiene ocho calles, grada cubierta y está a mil metros sobre el nivel del mar estando cerca de Madrid, tiene treinta años, siendo de las más antiguas de España sin retocar ni remover el tartán ni ponerle nuevo. ¿Cuánto cuesta poner el tartán nuevo en las ocho calles? El presupuesto es de 190.000 euros, pero tampoco ha habido intención de remodelarle.

Creo que el presupuesto municipal para el módulo cubierto es de cinco millones de euros. Lo que hay que hacer es cuidar la pista que ahora tenemos, que es en la que se entrena el ochenta por ciento del año. El módulo cubierto es importante, porque tenemos una climatología muy complicada, y las especialidades técnicas son difíciles de entrenar, pero no vale cinco millones de euros. Eso es una barbaridad. En este tema no sé a lo que se está jugando aunque quiero pensar que ese módulo cubierto va a tener una subvención, y va a servir para que en Segovia haya una instalación deportiva más. En caso contrario, no entendería que costara tanto.

¿Su peor momento como delegado provincial llegó con la retirada de la San Silvestre por
parte del Ayuntamiento?

Probablemente, porque fue un tema que se politizó. Hubo gente que aprovechó esta situación para echar más leña al fuego, y hubo otra a la que directamente se le engañó. Afortunadamente, a nivel de atletas se han reconducido las situaciones, pero fue un asunto muy desagradable, por cómo se utilizó. El Blume ha seguido reivindicando la carrera, y es algo que me consta, porque la San Silvestre es suya, y lo que hizo el Ayuntamiento fue negarle al Blume la utilización de la vía pública. La pregunta que sigue flotando en el aire es ¿por qué al Blume se le niega este uso de la vía pública, y a otros no?

(…)

Sé que cuando el Blume hacía la San Silvestre, todo el dinero que recaudaba revertía en el atletismo. Todo. Ahora no todo el dinero que se recauda de la Carrera Fin de Año se destina al atletismo, y tengo datos que lo prueban. El Blume no quiere participar en la organización de esta Carrera Fin de Año porque, literalmente, le parece un atraco.

«Cuando el Blume hacía la San Silvestre, todo el dinero revertía en el atletismo. Ahora, con la Carrera Fin de Año, no es así»

Aunque la concejal de Deportes es una persona extraordinariamente dialogante, sí que resulta sintomático que el Ayuntamiento no haya vuelto a intentar recuperar la San Silvestre.

Pues todavía no han explicado seriamente por qué no quieren hacerlo. De todos los que han hablado de la San Silvestre, muy pocos la conocían por dentro, y lo que han hecho son muchas elucubraciones, pero es evidente que el Ayuntamiento no ha querido revertir la situación, y ha podido hacerlo. El Ayuntamiento es soberano para poder reconducir una decisión errónea de un concejal anterior, o de una anterior corporación, pero en este caso y no quiere hacerlo.

¿Qué supuso para usted cruzarse con Isaac Sastre?

Yo me crucé con él cuando tenía 14 años. Ha sido mi entrenador desde entonces, mi amigo… el atletismo de Segovia no sería lo que es si no hubiera existido Isaac, que fue un auténtico profesional, y un entrenador como la copa de un pino. Ahí están los resultados, y el último cálculo que había era el de que había entrenado a 36 atletas internacionales, lo que representan muchas generaciones y mucha dedicación, sin apenas cobrar, porque el que quiera ganar dinero con el atletismo se equivoca de deporte. Era su ilusión y su manera de vivir.

¿Cómo es Pedro Lorenzo?

Es un hombre muy preparado, con un profundo conocimiento del atletismo desde abajo hacia arriba, es honesto, muy sensible con el atletismo, y muy objetivo. Estoy seguro de que lo va a hacer bastante mejor que yo.