d3-1kama_Futbol-La-Granja-Briviesca_KAM3637
Un contrincante impide al paso al delantero del CD La Granja Dani Lázaro. / KAMARERO
Publicidad

El CD La Granja dio un paso atrás, después de encarrilar una serie de puntos importantes, en el escenario de La Bañeza al sufrir una dura derrota pro 4-1, ante un equipo con pegada y con las ideas claras. La debilidad ofensiva de los granjeños se unió a su pobre juego en ataque y defensa para permitir que un solo jugador, Varo, anotara cuatro goles.

La primera parte arrancó en un campo que era muy complicado para maniobrar por las intensas lluvias caídas a lo largo del fin de semana. Una lluvia que se intensificó durante los 90 minutos y que obligó a los dos entrenadores a hacer un fútbol muy directo con jugadores muy verticales. Un planteamiento en el que salió victorioso el equipo legumbrero, con una plantilla más física y dinámica que los granjeños. Así, una y otra vez los leones tocaban el balón desde la banda izquierda para que Varo y Cristian hicieran sendos dos uno contra uno frente al meta visitante Lorenzo.

El primer tanto fue un mazazo para La Granja, que se deshizo y que no supo cómo encarar el partido. Se trataba de un once sin fútbol en ataque y muy blando en defensa. Prueba de ello fue el segundo gol, en el que Varo se aprovechó de la pasividad defensiva para adelantarse al primer palo y batir de nuevo al guardameta visitante.

El primer tiempo fue un sufrimiento para los laterales granjeños. Su banda derecha se convirtió en una autopista sin peaje. Por ese costado pudieron llegar dos goles más. La ocasión más clara fue sin duda un pase al hueco sobre Pablo Martínez que el nueve local estrelló contra el portero de La Granja. Por parte de los segovianos, tan solo una ocasión clara en el primer acto: una internada de Choflas por la derecha no encontró rematador en el interior del área.

La segunda parte fue, de entrada, un calco de lo vivido en la primera: La Bañeza dominando y encontrando formas de hacer daño a un La Granja muy desdibujado, tanto que Terleira tan pronto aparecía sacando el balón entre los centrales jugando de extremo derecho como apareciendo entre líneas en la media punta. En definitiva, un sinsentido de esquema que fue, junto al acierto de los locales, la causa de todos los males en el día de ayer.
Un acierto que volvió a quedar claro a los diez minutos con un remate de Varo desde su casa que sorprendió a todos, especialmente a Lorenzo. El balón se coló en la meta visitante dejando el choque aún más desnivelado.

No era capaz La Granja de contener una hemorragia de la que seguiría emanando sangre en la siguiente jugada de peligro. Sería en un saque de esquina botado desde el perfil derecho donde una vez más Varo demostró su olfato goleador para convertirse en el máximo goleador del Grupo VIII de Tercera División. La reacción de La Granja llegó tarde y con La Bañeza tratando de ahorrarse esfuerzos. Con el terreno de juego impracticable, Yuki consiguió colocar un centro al segundo palo en el que entró Gabi para rematar la pelota.

El choque acabó en un 4-1 que hacía justicia a lo visto en La Llanera a pesar de que La Granja tuvo alguna que otra jugada aislada para maquillar el resultado. Además, las malas noticias para el cuadro de Segovia no se acabaron en la pobre imagen ni en el resultado. Berrocal acabó expulsado por doble amarilla debido a una entrada a destiempo fruto de la ansiedad.