Publicidad

Juan Carlos Renedo es uno de los directivos con más peso en la Junta Directiva de una Gimnástica Segoviana que ha cambiado su cara en los últimos cuatro años. El trabajo del club ha dado sus frutos, y los días buenos pueden a los malos, aunque la última polémica con el lema de la camiseta de regalo que se entregaba con el Peque Abono ha hecho mella en el ánimo del directivo.

– ¿En qué ha cambiado la Segoviana en los cuatro años de gestión de la pasada directiva?
– Sobre todo, en la percepción que se tenía del club. Antes daba casi hasta miedo decir que eras de la Segoviana, y ahora la gente se pone la camiseta y dice que es gimnástico en cualquier sitio de Segovia. Ahora son varias las empresas que vienen a ti cuando antes íbamos a ellas y nos decían eso de que «es que la Segoviana me debe». Esa frase ya ha desaparecido, y creo que eso es lo más importante. Ahora sentimos que la gente quiere ser gimnástica, y lo es.

– ¿Y en qué ha cambiado la junta directiva?
– Nos han pasado muchísimas cosas, buenas y malas, de esas que piensas que jamás te van a pasar. Estamos cansados, pero tenemos experiencia, y los trabajos nos cuestan algo menos porque ya tenemos las rutinas hechas. Al tenerlo todo tan organizado es más sencillo, pero aún así cuesta sacar las cosas adelante.

– Esta legislatura son tres personas menos en la Junta Directiva. ¿Cuanta más gente al frente de un club, mejor?
– Alguien más entrará. Las personas que lo han dejado lo han hecho por motivos personales, porque hemos tenido buena sintonía. Al final, alguno me decía que «solo llevo y traigo la ropa», y puede parecer poco, pero si esa persona ya no lo hace, alguien se va a tener que encargar de hacerlo. El club es lo que es, y todos sabemos que el peso fuerte de una directiva no lo llevan diez personas, sino los tres o cuatro que manejan las cosas, pero diez personas ven más que siete, y tienen más ideas.

– Hablando de ideas, ¿de dónde le salen tantas?
– No lo sé. Mi sobrina me llama ‘Producciones Renedo’. Recuerdo que el día que perdimos en el campo del Adarve, mi hijo me dijo “no lo dejes, papá”, y en ese momento se me ocurrió el lema de ‘Elige pasión’. Al día siguiente llamé a Mundo Laboral para pedir una camiseta, y me comentaron que habíamos descendido justo el día anterior, a lo que les respondí que era cierto, pero que había que ponerse a trabajar ya.
Estos días hemos estado un poco menos estresados, porque no sabíamos si íbamos a continuar por aquello de las elecciones, pero ya hemos puesto la maquinaria a funcionar.

– ¿De dónde saca el tiempo?
– Me gusta pensar, y me paso el día dándole vueltas a la cabeza, como hice con la promoción de los cines, que creo que es algo impresionante, y el que se ponga a mirar lo que obtiene por ser socio de la Gimnástica Segoviana, se dará cuenta de que le sale rentable. Y a la gente que le guste el cine, se dará cuenta de que casi le sale mejor hacerse socio de la Segoviana.

«No estaría en otra junta directiva en la que Agustín no estuviera de presidente»

– ¿Estaría en otra junta directiva en la que no estuviera Agustín de presidente?
– No.

– ¿Y qué tiene Agustín que todos dicen lo mismo?
– Pues tiene cosas muy buenas. Sin ir más lejos, la primera vez que le he visto enfadado en público fue en la asamblea, porque en privado evidentemente sí le hemos visto más serio. Agustín es una persona con un temperamento espectacular, mide muy bien todo, y aunque parece que no está, siempre está atento a todo. Y es muy buena persona, algo que considero que es fundamental.

– Hablando de la asamblea, hubo un momento con el asunto de la Comisión Revisora de Cuentas en el que dio la impresión de que la Segoviana volvía a hace una década, cuando siempre había crisis y discusiones. ¿Le da la sensación de que alguien quiere que el club vuelva hacia atrás?
– No. Estoy de acuerdo en el que dio esa impresión en la asamblea, pero fue un hecho puntual. Además, con la mentira no se va a ningún lado, y tengo el máximo respeto por el señor Tapia, porque ha sido presidente de la Segoviana, y aunque lo haya hecho bien o mal se ha dejado su tiempo en el club, pero miente cuando dice que no le dimos las cuentas. Yo estaba presente en esa reunión en la que vio las cuentas, él y otras dos personas, y se fueron felicitándonos. No puedes presentarte en una asamblea diciendo que no te hemos dado las cuentas, cuando siempre que las has pedido, te las hemos dado. Con la mentira no se va a ningún lado.

– ¿El debate de la Sociedad Anónima Deportiva se ha quedado aparcado?
– De momento. La Gimnástica Segoviana va a ser lo que quieran sus socios, pero el futuro del fútbol, guste o no, es el de la Sociedad Anónima Deportiva, que es la que mueve el dinero. Queremos tenerlo todo preparado, por si algún día aparece alguien, porque habrá que informar muy bien al socio, y hacer un referéndum. Ahora estamos en época de renovaciones, y aunque hay jugadores que están contentos aquí, competir contra clubes que son Sociedades Anónimas Deportivas es muy complicado a la hora de establecer los sueldos de los jugadores, que al final es lo más importante. Nosotros con trabajo intentamos llegar lo que otros consiguen con dinero.

– Es decir, que con trabajo se espera llegar a los 350.000 euros de presupuesto.
Si eso se dijo en la asamblea, será porque existe la confianza en que pueda conseguirse. Me sorprende un poco lo que se hacía antes, porque si nosotros poco a poco hemos ido sacando estos presupuestos… no sé si se trabajaba menos, o se estaba más tranquilo, o se vivía menos este club de lo que lo estamos viviendo nosotros. Yo creo que en la vida todo es pasión, y si la tienes por la forma de trabajar y de hacer las cosas, todo va a salir mejor.

– ¿Va a haber mejor equipo que el año pasado?
Yo confío mucho en Ramsés. Va a haber muy buen equipo, no sé si mejor que el del año pasado, porque no me gustan las comparaciones. Todos pensaban que con la marcha de Fernán esto de iba a hundir, y al final no ha sido así. Cuando falle Anel, que no sabemos si seguirá o no, lo mismo nos aparece otro central que hace historia, que bien puede ser Charly, porque a mí me encanta como jugador. Muy buen equipo va a haber seguro.

– ¿No poder ascender es una decepción, o el fruto de un trabajo que no terminó de hacerse del todo bien?

– No ascender fue una putada grandísima. Porque era el año. Si la Segoviana hubiese subido a Segunda B, estoy seguro de que habríamos podido conseguir la cifra de 2.000 socios. Estaba muy avanzado con el Ayuntamiento el poder comprar las gradas supletorias si hubiéramos ascendido.

– Bastante que las gradas llegaron a tiempo para el partido, porque en este club nada es fácil.
– Fui los cinco días de la semana previa al partido a la Concejalía de Urbanismo, hasta que el viernes a las 13.53 me dieron la licencia para las gradas, aunque ya habíamos empezado a montarlas antes, porque no podíamos parar. Hay que reconocer que tanto Ayuntamiento como Diputación se portaron muy bien, y entiendo que en Urbanismo no sabían cómo hacer lo de las gradas, porque era la primera vez que se hacía, nos pidieron de todo, y todo se lo dimos. El campo estaba precioso.

– ¿Cómo será la camiseta del año que viene?
– Muy tradicional. Vamos a ir a lo clásico, sin arriesgar, porque todo cansa. La camiseta de esta temporada, y de la que viene, serán por supuesto blaugranas, pero clásicas.

– ¿Decir que el club no debe nada a nadie le perjudica?
– Es que al final parece que somos ricos, y no es así en absoluto. Hay que darse cuenta de que la plantilla cobra más ahora que cuando llegamos, y de ahí el llamamiento para conseguir los 1.500 socios, que sería muy importante para el club. No cabe duda de que es un notición, y fue la rueda de prensa más importante que dimos en este tiempo.

– Viendo lo que le ha pasado al Segovia Futsal, ¿se da uno cuenta de lo cerca que estuvo la Segoviana de pasar por una desaparición?
– Si rebobinásemos a cuatro años atrás, te replanteas si habrías entrado en el club. El percal que había con la deuda era… sin ir más lejos, toda la plantilla que ascendió a Segunda B cobrara 6.000 euros al mes, incluido el entrenador. A Abraham García habría que hacerle un monumento, porque vino a Segovia perdiendo dinero. Lo bueno que hemos tenido es que siempre hemos pagado lo prometido, y todos están dados de alta en la Seguridad Social. Se está haciendo el equipo profesional, algo muy importante. Que este año hayamos tenido una fisioterapeuta todos los días es un lujo que antes no teníamos, pero es algo necesario. Que haya un gerente, una persona en la oficina… los clubes tienden a ser empresas.

– ¿Echa de menos un Julián Mateo que se enamore de la Segoviana e invierta en ella?
– Pues sí, me encantaría, porque creo que es el futuro. Pero con la SAD se ha generado un debate en el que no poca gente habla sin conocimiento. Hay gente que prefiere estar en Tercera División en los puestos 10 al 16, que no en Segunda B con una persona al frente que apuesta su dinero. A mí me ha llegado a decir un socio que era un listo, porque iba a ser el gerente de esa posible Sociedad Anónima Deportiva, cobrando 3.000 euros al mes. La suerte era que estaba hablando conmigo por teléfono y no cara a cara. No he cobrado un solo euro de la Gimnástica Segoviana, y cada camiseta del club que llevamos los directivos nos la hemos pagado nosotros.

– Esa desconfianza, ese pensar que el directivo de la Segoviana viene a servirse del club, es algo que no ha cambiado con los años.
– Entiendo que los socios pensaran eso año tras año, cuando se iba generando deuda. Esta directiva actual tiene muchísima credibilidad. Otra cosa es que, en ideas, para gustos estén los colores, pero creo que todos piensan que lo que hacemos es por el bien del club.

«En ningún caso fue intención de la junta directiva el discriminar a nadie con el lema de la camiseta»

– Aunque haya que retirar una camiseta promocional.
– Me he disgustado mucho con este tema, porque no me esperaba esa respuesta tan negativa. Cuando se presentó el diseño en la Junta Directiva, todos estuvimos de acuerdo con él. Lo que se quería decir con el lema de la camiseta es que todos nacemos de una madre y de un padre, pero que lo que nos une es ser de la Segoviana, y por supuesto jamás discriminar a nadie. Me duele muchísimo que alguien haya querido buscar cosas más allá de esto, y no negaré que al ver todo lo que se ha organizado me he pensado si merece la pena continuar.

– Pues uno no se queda en un club para vivir más momentos malos que buenos.
– Pero es que el otro día me pasó una de las cosas que me ha pasado cinco o seis veces en todo este tiempo, el ir por las Ferias y que una persona se detuviera para felicitarme. Eso no se paga con dinero. Está claro que momentos malos ha habido, y las dos fases de ascenso en las que nos hemos quedado a las puertas me han dolido mucho, porque los rivales no eran mejores que nosotros. Hubo otro momento malo que fue con el asunto de Moisés López, el hecho de tener que pagar por una deuda que no habíamos generado nosotros; me hizo daño el asunto de Chus, porque daba la impresión de que no queríamos pagarle cuando lo único que hicimos fue tener los mismo criterios para todos. Ningún directivo de este club es nadie para gastarse el dinero de la Segoviana sin que ese gasto esté plenamente justificado.