El atacante de la Gimnástica Segoviana Dani Arribas trata de marcharse de un contrincante del Zamora. / KAMARERO
Publicidad

El resultado de la ida no fue el mejor. Una derrota para un equipo como la Gimnástica Segoviana, que hasta el momento solo había perdido tres partidos esta temporada, puede parecer un mundo. Sin embargo, el 2-1 que se llevó de Villarrobledo, pensado en frío, puede servir de punto de partida para un conjunto cuya querencia no es otra que la de ganar. El gen ganador parece oriundo de la plantilla de Manu González, sobre todo en La Albuera donde tan solo la Arandina ha sido capaz de llevarse tres puntos esta campaña. Los números del cuadro azulgrana en en casa son de 17 victorias, incluida la última contra el Churra, en un total de 20 encuentros. Por eso el gol, marcado en territorio hostil, puede cobrarse como premio especial en el caso de que el sábado termine 1-0. Por su parte, el plantel manchego de 20 enfrentamientos que ha hecho frente este curso fuera del Barranco del Lobo, se ha llevado el triunfo en la mitad (10); siendo el más importante el de su última salida a Xátiva, donde venció al Olímpic por 0-3 en su primera eliminatoria del play off.

La presión previa sobrevuela ambas disciplinas, aunque la experiencia de los dos bloques en choques de estas características hiela cualquier nervio a la hora de saltar al terreno de juego. Consciente, responsabilizado y con el tesón que otorgan los años que acumula en el vestuario gimnástico habla Dani Arribas (Segovia, 1990). “Ya hemos vivido muchos de estos partidos y lo afrontamos de otra manera: más tranquilos, aunque te exiges más”, comenta el delantero, que suma hasta seis fases de ascenso.

En cuanto a las claves para superar al Villarrobledo, desgrana: “Hay que cambiar cosas: la iniciativa tiene que ser nuestra. Luego sabemos que el rival empuja y vamos a tener que saber aguantar ciertas situaciones”. Como referencia, Arribas toma el último ascenso a Segunda B. “Vivimos una eliminatoria contra el Malagueño que nos vinimos un 1-0, que era peor que el resultado que tenemos ahora”, reconoce; y apunta: “Tenemos que ir a ganar. Para nada hay que ser conservador. Cuando los partidos están más atascados, es cuando más superioridad tenemos”.

Tres posibles bajas

Si bien los 21 componentes de la plantilla azulgrana están preparados para disputar esta eliminatoria, las posibles bajas de Asier Arranz, Dani Calleja y Álex Conde no dejan de ser irremplazables. Se trata de tres jugadores que en cualquier momento pueden romper un partido, y en una cita de esta envergadura esa virtud puede terminar definiendo el pase a la siguiente ronda. Los tres continúan evolucionando de sus respectivas lesiones y Arranz y Conde, después de completar las primeras sesiones de la semana con el grupo, podrían entrar finalmente en la lista de González si siguen mostrando mejoras.