Publicidad

No es fútbol, es play off. Y en un encuentro como el que jugó la Gimnástica Segoviana en el murciano campo del Churra, el fútbol no tiene nada que ver, porque lo único que cuenta es el resultado, importando bastante menos el cómo se consigue. Y el equipo azulgrana obtuvo un buen marcador, conseguido a base de mucho trabajo, no menos contundencia defensiva, y la renuncia a la seña de identidad del juego de toque.

Esta renuncia venía ‘cantada’ desde que se conoció el resultado del sorteo, que emparejó a los azulgranas con un oponente que aprovecha de manera espectacular su condición de local, pero que en la primera parte del encuentro se mostró excesivamente respetuoso con la Segoviana, que salió al partido con mucha personalidad, sabiendo que la eliminatoria es muy larga, pero que la concentración debía ser máxima en todo momento.

En muy pocas ocasiones el conjunto azulgrana sufrió en defensa, porque el Churra se vio maniatado en todos sus intentos ofensivos ante el gran trabajo de los visitantes. Anel superó a Melgar en prácticamente todas las acciones, y Javi Marcos también logró barrer todo lo que pasaba cerca de su área de acción. Además, el centro del campo echaba una buena mano, y cuando el equipo local conseguía una segunda jugada, la zaga daba el paso adelante en el momento justo para que el asistente levantara la bandera indicando fuera de juego.

FÚTBOL DIRECTO

En un campo tan pequeño, en malas condiciones, y con dos equipos apelando a la intensidad, el balón fue más tiempo por el aire que por el suelo, y las ocasiones se gol se contaron con los dedos de una mano, y sobraron dedos. Rubén tuvo la más clara para los gimnásticos con un remate desde la frontal que el portero Juanra detuvo con seguridad, la misma que mostró Facundo en un lanzamiento de falta. Y cuando el portero de la Segoviana no llegó, ahí estuvo Anel para enviar a córner un envío de Buendía al segundo palo en la única acción de toque de los locales en el primer período, ya que los de Adrián Hernández dieron un paso atrás después de recibir un gol que anuló el árbitro por fuera de juego de Agus Alonso.

Con el conjunto azulgrana controlando perfectamente el encuentro se llegó al descanso, que dio paso a un segundo tiempo en el que el Churra dio un paso adelante, incidiendo en lo que mejor sabe hacer, con envíos en largo buscando la segunda jugada, como la que llegó con un centro desde la banda de Alvarito, que fue prolongado por Ibán para que Melgar cabeceara a las manos de Facundo en buena posición.

MIKA TUVO EL 0-1

Era el momento en el que la Segoviana tenía que trabajar aún más si no quería meterse en problemas, y lo hizo de manera excepcional, con una de las mejores acciones de partido tras un saque de falta que llevó el balón hasta Dani Calleja, que lo puso en el área pequeña, donde Mika esperaba totalmente solo. Cuando se cantaba el 0-1, el balón le botó lo justo al delantero cántabro para que éste lo impulsara por encima del larguero.

Fue, sin duda, la ocasión más clara de un partido que desde ese momento se movió entre los arreones del Churra, que probó a Facundo bastante más de lo que lo hizo en la primera parte, y la defensa de la Segoviana, no exenta de algún envío en largo que ponía a prueba a la pareja de centrales del conjunto murciano, muy expeditivos y sin apenas hacer concesiones.

La lesión de Tolmos en una acción con Calleja dejó al Churra con algo menos de fuerza en el centro del campo, mientras que los cambios que ordenó Manu González hicieron que la Segoviana no solo no perdiera intensidad, sino que incluso mejorara (un poco) en el juego de toque. El equipo llegó a atreverse (que en ese campo era todo un riesgo) a dar ocho pases seguidos, en una buena acción ofensiva que Mika remató en la frontal para lucimiento de Juanra, mientras que en el otro área Facundo enviaba a córner un lanzamiento lejano, y la defensa gimnástica ponía el freno a los remates locales, siendo el único claro un cabezazo de Ibán que se marchó fuera, como lo hizo uno de Juan de la Mata a poco del final.

El partido se fue muriendo poco a poco con los intentos deslavazados de ambos conjuntos por sorprender al rival, y finalizó con el 0-0 que dejó medianamente contentos a todos. La Segoviana sabe que una victoria en La Albuera le clasificará para la segunda ronda… pero al Churra le sirve el triunfo, y también cualquier empate con goles. Como para fiarse.