Publicidad

Catorce puntos aún por disputarse. Clasificado matemáticamente para el ply off, y con cinco de ventaja sobre el segundo clasificado, que visita tu cancha, por lo que una victoria te pone con pie y medio en la Liga Asobal. La situación a la que ha llegado el Viveros Herol Nava gracias a su buen hacer es prácticamente idílica, porque todos hubieran firmado encontrarse donde se encuentra ahora el conjunto de Dani Gordo.

Pero aún queda varios esfuerzos que hacer antes de llegar a la meta, y el primero de ellos será importante, porque a las seis y media de la tarde, el nuevo pabellón de Nava acogerá un encuentro de altísimos vuelos, con la llegada del Vestas Balonmano Alarcos, que se encuentra ante la última oportunidad de apostar por terminar la liga regular en la primera plaza, y que como mal menor aspira a organizar la fase de ascenso como segundo clasificado.

El conjunto ciudadrealeño lo tiene prácticamente todo, comenzando por un técnico como Javier Márquez, perfecto conocedor del balonmano nacional, y con un plantel de jugadores de calidad y en número más que suficiente como para que no se noten las rotaciones. No en vano el Alarcos se ha aferrado a la segunda plaza con muy buenos números en casa, y algo peores lejos del Quijote Arena tras las dos últimas derrotas, pero destacados en cualquier caso.

César Beret es el cerebro del equipo en la cancha, y el que desde la posición de central no solo busca (y suele encontrar) las mejores opciones ofensivas, sino que también es capaz de decidir los ataques, con una calidad individual fuera de toda duda. Con Parker y Molina en los laterales, el peligro del Alarcos llega desde los dos flancos, por lo que el 6:0 navero debe bascular con rapidez para dificultar los lanzamientos. En defensa, el 5:1 que sitúa en ocasiones el técnico, con Negrete de avanzados, suele complicar mucho la labor a los ataques de los rivales.

LA PRESIÓN, PARA EL OTRO

Como siempre que llegan este tipo de partidos, los protagonistas gustan de traspasar la presión al contrario. Desde Ciudad Real se alega que dado que el club se maneja por encima de sus expectativas, no existe presión por ganar, y desde el conjunto segoviano se señala que los cinco puntos de renta, más un average favorable de ocho goles, es más que suficiente como para llegar al partido con mucha calma, bastante más que un oponente que, en el caso de perder el choque, podría ver amenazada su segunda plaza por el Puerto Sagunto.

El Viveros Herol volverá a manejarse con dos ausencias en sus filas. Adrián Rosales prosigue con su recuperación para la que se están respetando escrupulosamente los plazos, mientras que Paco Bernabéu intenta recuperarse de la luxación de codo que le ha impedido formar parte del equipo en los últimos compromisos. No cabe duda que tanto Nicolo como Llopis, más el primero que el segundo, pueden ocupar la posición en el extremo derecho, pero siempre es mejor contar con todos. En el caso del Alarcos, varios jugadores serán duda, como Brian Negrete, Manu Díaz, Toni Sarió y Asier Uraín, y aunque no cabe duda que la importancia del partido hace pensar que todos serán de la partida, no tiene menos importancia el que los jugadores estén en buena disposición de cara a la recta final del campeonato.

CARLOS BAEZA, SAQUE DE HONOR

El deportista valleladense Carlos Baeza, campeón de España y subcampeón del mundo de pelota en la modalidad de pala corta, será el encargado de hacer el saque de honor en los prolegómenos del partido. Todo un reconocimiento para el deportista por parte del club navero.