Imagen de un entrenamiento del Viveros Herol Nava en el nuevo pabellón de la localidad. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Superado el tiempo de asueto, y con dos jornadas por delante antes de concluir la primera vuelta de la competición, el plantel del Viveros Herol Nava retornó a la normalidad de los entrenamientos sin mayores novedades, con los jugadores en el peso previsto tras haber cumplido el plan que se les entregó para que lo llevaran a cabo durante las fiestas. Además, los lesionados salvo Adrián Rosales han tenido tiempo para mejorar de sus respectivas dolencias, por lo que la intensidad de los entrenamientos podrá elevarse hasta el nivel óptimo según el cuerpo técnico.

El equipo tiene por delante dos encuentros interesantes antes de dar por finalizada la primera vuelta de la liga. El primero de ellos le medirá al Agustinos de Alicante el próximo sábado en el pabellón de Nava, y aunque por la situación clasificatoria de ambos equipos el choque se presenta con claro sabor segoviano, el hecho de retomar la liga después de un parón puede dar más de una sorpresa, que quiere evitar el conjunto de Dani Gordo, que posteriormente viajará hasta la cancha del Cisne, donde se medirá a un equipo que ha ido de menos a más en la competición, y que actualmente aspira a conseguir una de las plazas de fase de ascenso a Liga Asobal.

Pero centrando el interés en lo que ha de suceder el próximo fin de semana, la jornada se presenta propicia para el Viveros Herol, puesto que los principales rivales del conjunto navero por la plaza de ascenso directo han aplazado sus encuentros por los compromisos de las selecciones de categoría junior. De esta manera, cuatro de los partidos de la jornada (Alarcos – Antequera; Bordils- Puerto Sagunto; Zarautz – Torrelavega y Barça B – Atlético Novás) no se disputarán este fin de semana, por lo que una victoria sobre el Agustinos auparía al equipo de Nava de la Asunción al liderato de la competición, y elevaría la diferencia con los directos rivales por el ascenso.

EL MERCADO

El club continúa mirando en el mercado de jugadores la posibilidad de incorporar a un primera línea que pueda ayudar al reparto de minutos de juego, y así contribuir a que el equipo llegue un poco más fresco al tramo final de la competición. De momento no hay nada concreto, y el Viveros Herol ha decidido apostar por no precipitarse a la hora de decidir el fichaje, si lo hubiera. Hay pocos jugadores como Adrián Rosales, y por ello no se quiere arriesgar.

En principio, Dani Gordo apuesta por elevar la participación de jugadores como Kisselev o Llopis para que ese reparto de minutos comience a producirse cuanto antes y el equipo logre el doble objetivo de ganar los partidos, y de impedir que jugadores que pueden ser muy importantes en ese tramo decisivo de la liga lleguen físicamente al límite.