33-1-balonmano-nava
Oleg Kisselev se dispone a lanzar sobre la meta arandina. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Casi sin tiempo para digerir el disgusto de la derrota en Barcelona, donde el equipo jugó un buen encuentro, pero cedió frente al filial blaugrana por detalles puntuales de un partido más que igualado, el Viveros Herol juega en el municipal de Nava de la Asunción (21.00 horas) su partido aplazado de la quinta jornada de liga frente al Blasón y Bodegas Ceres Villa de Aranda.

La realidad de la liga ha hecho que las posiciones de naveros y arandinos apenas hayan cambiado desde que, allá por el mes de octubre, el encuentro fuera suspendido por la finalización de las obras en el nuevo pabellón. El Viveros Herol camina segundo en la tabla, mientras que el Villa de Aranda no consigue escapar de las plazas de descenso, a pesar de que hace bien las cosas en su cancha, pero no tanto lejos de ella, ya que ofrece una buena imagen ante rivales muy bien clasificados, pero termina cediendo por mínimas diferencias.

Tanto es así que el equipo que visita hoy Nava de la Asunción, que tiene a Nico López y Matheus Almeida como puntales, aún no ha logrado puntuar lejos del pabellón Príncipe de Asturias, habiendo perdido partidos por una diferencia máxima de cinco goles, en Torrelavega, y mínima de un gol en Barcelona.

A CUIDAR EL ATAQUE

El conjunto de Dani Gordo terminó el encuentro ante el Barça B sin más disgustos que el propio de la derrota, así que el técnico podrá disponer de toda la plantilla para recibir al Villa de Aranda en el derbi de la Plata, salvo Adrián Rosales, que continúa con su trabajo de recuperación de la operación de ligamento cruzado anterior, y Darío Ajo Martín, al que sus problemas de espalda le exigen un poco más de reposo y rehabilitación.

La defensa abierta que suele plantear el Villa de Aranda en sus partidos pondrá a prueba el ataque navero, en la que será una de las claves del choque. Si el Viveros Herol consigue superar esa defensa, llegará hasta la zona de lanzamiento con una cierta ventaja. Si se le atraganta, recibirá no pocos contragolpes y tendrá bastante más complicado el poder controlar el partido.