Oleg Kisselev, del Viveros Herol, se dispone a lanzar ante el Zarautz. / A.MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava va enfilado hacia el ascenso a Asobal. No solo lidera la División de Plata, sino que dispone de una ventaja de hasta siete puntos respecto al segundo clasificado, el Vestas Alarcos Ciudad Real. El carrusel de victorias que acumula, la última conseguida el sábado en Zarautz, le han llevado a gozar de una posición privilegiada y, de seguir inmerso en esa dinámica, podría incluso aterrizar en la máxima categoría del balonmano nacional antes del final de la competición.

Pese al buen rendimiento de la plantilla navera, su entrenador, Dani Gordo, siempre se ha mantenido cauto, fijando el objetivo en el corto plazo, al no mirar más allá del inminente partido que se presenta cada jornada. Por lo pronto, el equipo ya se encuentra trabajando de cara a su próximo compromiso liguero en el que el sábado recibe en casa al Barcelona B (18.30 horas). Partido difícil en Nava ante el quinto clasificado.

El calendario final del Viveros Herol se completa con los desplazamientos a las canchas del Atlético Novás y del Agustinos Alicante y los encuentros como local ante el Torrelavega y el Cisne Los Sauces.