Las jugadoras y el cuerpo técnico del Unami hacen piña antes de la disputa de un encuentro en el Pedro Delgado. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Mucho ha tenido que esperar el Unami de fútbol sala femenino para certificar su permanencia en la Segunda División, una categoría que el conjunto segoviano se ha ganado a pulso durante la última década, y que no pudo asegurarse esta temporada hasta la penúltima jornada, si bien es cierto que los puestos de descenso siempre se quedaron relativamente lejos.

Aún así, la plantilla que dirige Luis Martín tenía ganas de quitarse de encima la presión por la permanencia, y para ello se propuso ganar en la cancha del Soto del Real, que con los deberes hechos en la competición poco ponía en juego, salvo despedirse de su afición con una victoria. Pero, tal y como sucediera siete días antes frente al Leganés B, de nuevo el Unami se puso pronto por delante en el marcador, metiendo un poco de presión a su rival, que demostró sobre la cancha que sabe tocar la pelota, y generar ocasiones de gol, aunque Esther se mantuviera firme bajo los palos.

DE NUEVO FALTÓ PUNTERÍA

Sin embargo, la joven guardameta segoviana tuvo que pelear contra la mala suerte que le llevó a encajar dos tantos de rebote, después de que hubiese despejado los primeros lanzamientos. El Soto del Real se colocó con 2-1 en el electrónico, y obligó a las segovianas a redoblar sus esfuerzos, si bien es cierto que con mucho tiempo por delante para intentar la remontada.

Y lo logró el conjunto segoviano en unos buenos minutos tras el descanso. Aún pudo ser mayor la diferencia en favor del Unami, pero de nuevo la falta de puntería que ha venido mostrando el equipo a lo largo de la temporada se volvió a hacer patente en la cancha madrileña. Así se llegó a los últimos minutos, en los que de manera lógica sufrió la escuadra visitante los ataques del Soto del Real buscando un empate que finalmente no se produjo, con lo que gracias al 2-3 final, el Unami sumó la décima victoria del curso, elevando a seis puntos la diferencia con los puestos de descenso cuando solo resta una jornada para el final de la competición.

Las Azules serán jueces de la competición, puesto que en el último partido de la temporada regular se enfrentarán al Salesianos Puertollano, que se está jugando el descenso con el ADAE Simancas, que se desplazará a Canarias para tratar de puntuar en la cancha del Teldeportivo, líder de la categoría