d1-1kama-FS-Naturpellet-Inter_KAM3050
Cidao detiene un lanzamiento durante un partido. / KAMARERO
Publicidad

Finalmente en el Naturpellet Segovia habrá más movimientos de los inicialmente previstos, y las salidas de jugadores serán más numerosas, algo quizá necesario después de un buen número de campañas en el que el vestuario tenía prácticamente los mismos componentes, con todo lo que ello supone, para lo bueno y para lo malo.

Aunque desde hacía tiempo se venía especulando con una baja en la portería del conjunto segoviano, ya que Cidao y el Betis de Daniel Ibañes iban paulatinamente acercando posturas, no ha sido hasta hace escasas fechas cuando ha llegado el acuerdo entre ambas partes, y el portero y capitán del Naturpellet se ha desvinculado del club segoviano, con el que todavía le restaba un año de contrato, pero con el que no ha tenido problemas para rescindir el acuerdo, poniendo fin a la segunda etapa del guardameta brasileño en Segovia, donde regresó en 2016.

La baja de Cidao, sensible por todo lo que representa para el Naturpellet Segovia, ha sido rápidamente cubierta por el club con otro guardameta brasileño que cuenta con una buena experiencia en la Liga Nacional de Fútbol Sala. Thiago Soares Fernandes, que cumplirá 29 años el próximo mes de octubre, llegó a la competición española tras haber destacado en la liga paulista, recalando en el Jumilla FS, donde a pesar de su buen trabajo no pudo evitar el descenso del equipo, firmando posteriormente por el Gran Canaria de cara a la temporada 17/18, aunque se marchó al Santiago Futsal mediada la campaña, siendo el guardameta titular prácticamente en todas las jornadas.

UNA ALTERNATIVA

Thiago, que competirá con Alberto por la plaza bajo los palos de la meta del Naturpellet, es el clásico portero brasileño muy espectacular en sus acciones, y con un juego de pies bastante más que correcto, en el que destaca un potente lanzamiento exterior, por lo que puede ser una alternativa más que válida para usar portero-jugador.

Las llegadas al conjunto segoviano de Thiago, Raya, Álvaro Quevedo, Pedrinho y Antonio Diz, más las otras dos que aún deben producirse en el Naturpellet, propiciarán una revolución en el vestuario del equipo, y ‘obligará’ a Diego Gacimartín a realizar un duro trabajo de adaptación de la plantilla a los automatismos que quiere el técnico para el equipo. Aún faltan por llegar un cierre más un ala, por lo que habrá siete componentes nuevos en un equipo que de nuevo peleará por hacer méritos deportivos para mantenerse en la máxima categoría del sala nacional, ya que en el plano económico el club ya abonó la fianza para la próxima campaña en la LNFS.