Publicidad

Hace cuatro campañas, la afición del Balonmano Nava vibraba con la primera clasificación del equipo para la fase de ascenso a Liga Asobal. El año pasado los seguidores del club navero se congratulaban de organizar la fase en Segovia, habiendo terminado la temporada regular en la segunda plaza por detrás del Alcobendas. El pasado sábado, tras la victoria en Zamora que daba la clasificación matemática para un nuevo play off, prácticamente nadie se acordaba de este hecho, y sí de que la distancia de cinco puntos sobre el segundo seguía manteniendo al equipo como principal candidato al ascenso directo.

Y es que el crecimiento que ha tenido el equipo ha sido exponencial. Superada la ‘crisis del segundo año’ que llevó al equipo a sufrir por la permanencia un año después de jugar fase de ascenso, el club apostó por el crecimiento tanto a nivel de su inagotable cantera como de una primera plantilla que se vio muy reforzada, pasando a ser uno de los conjuntos de referencia de la División de Honor Plata.

Tanto es así que lo que en otras campañas se vio como un rotundo éxito, en el presente ejercicio ha pasado prácticamente de puntillas. Los 16 puntos de ventaja (con 14 por disputar) que atesora el Viveros Herol sobre el Cisne, séptimo de la tabla, y primero de los conjuntos que no está clasificado para el play off, pone a los de Dani Gordo directamente en una de las posiciones de fase de ascenso, que será el mal menor si el equipo no consigue un ascenso directo para lo que lleva trabajando desde el inicio de la competición.

EL PARTIDO

La visita del Vestas Alarcos a Nava de la Asunción el próximo sábado es ‘el partido’, como se ha catalogado desde el entorno del club segoviano. A nadie se le escapa que el manchego es uno de los mejores conjuntos de la competición, y el principal rival de los naveros por el ascenso directo, así que el partido ha pasado a ser el más importante de la temporada.
Pero existen un matiz importantes sobre el que el Viveros Herol puede apoyarse, como son los cinco puntos de renta sobre el segundo, y el hecho de que en el partido de ida el resultado final fuera de 20-28, marcador que pone extraordinariamente complicado que el Alarcos remonte el gol/average, da mucha tranquilidad a los de Dani Gordo, sabedores de que una victoria haría que el ascenso directo fuera ‘casi’ solo cuestión de tiempo, mientras que una derrota pondría la diferencia en tres puntos, cuatro contando el average, una distancia evidentemente no definitiva, pero todavía tranquilizadora. De momento, el play off está asegurado, pero como afirma Dani Gordo, “no quiero hablar de fases de ascenso, sino del partido del sábado”. Pues eso.