Publicidad

El CD La Granja pagó el peaje del exigente campo de Los Dominicos en forma de derrota. No pudo traerse nada positivo en su viaje a La Virgen del Camino al caer derrotado 2-0 frente a un equipo al que, sólo en teoría, parece no jugarse nada. Sin embargo los locales tiraron de profesionalidad y eficacia con el objetivo de apurar sus últimas opciones de meterse en los puestos noble de la clasificación.

Los primeros minutos no encontraron un dominador claro, con dos equipos más preocupados de no cometer errores que de generar aciertos propios. El balón iba de un lado a otro sin mucho sentido y sin que nadie consiguiese bajar el cuero al pasto y conectar con los compañeros de forma continuada. En definitiva, un correcalles en el medio del campo en el que los dos conjuntos parecían sentirse cómodos pese a sus muchas carencias. Con ese panorama poco alentador llegó la primera ocasión del choque, para La Granja en una contra rápida que se le marchó finalmente larga a Lázaro en el autopase.

Cinco minutos después se vio la respuesta de los virginianos con una falta al borde del área que se inventó el veterano Addison y que provocó tarjeta amarilla más el lanzamiento directo peligroso pero sin mayores consecuencias. Acto seguido era el visitante Piti quien remataba por encima del larguero de la portería defendida por Isma. Cabe comentar que en los segovianos era Piti el único con cierta intención de jugar la pelota y generar peligro real ante los de Roberto Carlos. Así, suya sería la oportunidad más clara de los granjeños en la primera mitad, tras un balón largo sobre Lázaro y la posterior pelota al área que Piti ajustó demasiado sobre la madera derecha y esta se escapó por centímetros del marco.

No obstante el susto sirvió para activar a los verdes, en especial al póker ofensivo formado por Charly, Eriz, Addison y Matos. Los cuatro leoneses se encargaron desde ese momento hasta el descanso de adueñarse de la pelota y también de encontrarse con fluidez y continuidad entre ellos, con singular querencia al costado derecho defendido por Cristian.

EL PRIMER GOL, CON POLÉMICA

El primer aviso lo darían con un balón largo que Addison remató desviado. En el segundo, poco después, llegaría el único gol de la primera parte y lo cierto es que no sin cierta polémica. Tras una nueva combinación entre Eriz y Charly que despistó a la zaga visitante. algo que aprovecho en última instancia Matos para definir bien mandando lejos del alcance de Lorenzo. La polémica sucedió porque antes del remate de Matos hubo doble plantillazo, tanto visitante como local, de los que el árbitro se desentendió y no señaló pero que distrajo a los azules dejando a Matos en ventaja. De ahí a la conclusión del primer período hubo poco fútbol y, casi al final, una última conexión entre Eriz y Charly que finalizó Addison al primer toque sin fortuna.

Se esperaba con interés la actitud de los pupilos de Diego Yepes en el reinicio del juego. Y sería buena porque La Granja se volcó rápido sobre el marco defendido por Isma. Tan fuerte fue el agobio que en los primeros instantes los visitantes pudieron empatar con un balón que sacó bajo palos Negral. La pelota era propiedad de La Granja gracias al buen hacer de Piti en el centro del campo y de Koby por la banda derecha. El siete granjeño consiguió una y otra vez romper a su par e iniciar cabalgadas por su costado que sin embargo nunca llegaron a buen puerto.

Poco a poco el encuentro daba síntomas de habérsele ido de las manos a un colegiado que no supo parar a tiempo las entradas duras ni las discusiones entre futbolistas. Fruto de una de ellas hubo de salir del campo Addison con una brecha en la cabeza siendo sustituido pro Jesús. El futbolista de Bembibre aportó velocidad y profundidad a una Virgen que ya había decidido vivir en su campo a la espera de cazar alguna contra y dejar el choque listo para sentencia.

En una de esas contras fue el propio Jesús quien rompió la línea de fondo y centró al área sin resultados. En el otro área Dani Lázaro remataba una falta directa al poste en otra ocasión muy clara de los segovianos. Acto seguido de nuevo Lázaro no era capaz de ganar una carrera a Christian para llegar en el mano a mano ante el portero.

En ese momento el choque entró en una fase de ritmo bajo con muchos parones, cambios y demás polémicas surgidas entre ambos onces. De esa fase saldría perdedor La Granja, porque su ritmo se rompió y vio como además el tridente formado por Lázaro, Koby y Piti se quedaba con un solo integrante sobre el campo. En los últimos minutos La Granja evidenciaron la ansiedad y las imprecisiones de un equipo que parecía jugarse la vida en cada acción. Demasiado acelerados los de Yepes, que además terminaron viendo como Jesús, de menos de metro setenta, se adelantaba al portero para cabecear el segundo a la red.