Los jugadores del Naturpellet Segovia Álvaro López y Manuel Jesús Blázquez ‘Chus’ celebran un gol. / KAMARERO
Publicidad

Teniendo en cuenta el cúmulo de factores que ha sufrido el Naturpellet Segovia desde el minuto 1 de la temporada, llegar a la última jornada del campeonato liguero con opciones de conseguir el objetivo es, de por sí, todo un logro. El cambio de pabellones a la hora de entrenar y jugar por la remodelación del piso del Pedro Delgado, el retraso en los pagos a los componentes de la plantilla, la marcha de integrantes como Alvaro Quevedo ‘Alvarito’, Pedro Henrique dos Santos ‘Pedrinho’ o Nico Rolón y la del que fuera presidente Álvaro Fernández

A pesar de todas estas circunstancias, el equipo con el técnico Diego Gacimartín al frente no ha dejado de luchar por la permanencia, y sobre todo creer en sus posibilidades, y llega al último partido de la competición dependiendo de sí mismo. Si gana en Valdepeñas, ante un rival con las mismas pretensiones pero con un punto más, mantiene deportivamente la categoría. Toda una final por la salvación. En caso de empate, la diferencia en la clasificación seguiría igual, y sería el cuadro manchego el que estaría una campaña más en Primera División.

El plantel blanquirrojo llega con moral tras sacar un punto el pasado sábado ante un rival como el Osasuna (4-4). Una satisfacción personal que evidencia el rendimiento deportivo a través de la casta y el orgullo de un comprometido colectivo de jugadores, pese a los obstáculos extradeportivos con los que conviven en el día a día.

Pendientes de las evoluciones

Para este encuentro, el entrenador segoviano espera recuperar al capitán, Álvaro Barrera ‘Buitre’, que no pudo entrar en la última convocatoria como consecuencia de un rotura de fibras. El pívot ha guardado reposo en la última semana con vistas al decisivo choque final. Por su parte, el Valdepeñas de David Ramos está pendiente de la evolución de Dani Santos, que sufrió un golpe en Barcelona y tuvo que ser retirado en camilla para después pasar por el hospital.