Álex Conde, durante un partido. / KAMARERO
Publicidad

Antes de mirar lo que hacen los demás, es importante ponerse delante del espejo y pensar en lo que uno mismo puede mejorar, y es lo que pretende hacer la Gimnástica Segoviana, que después de la derrota en Astorga ha visto cómo los dos primeros se alejan un poco más, y el cuarto clasificado se poner un poco más cerca. Pero la clave es la de que el equipo encuentre las sensaciones perdidas, y vuelva a ser el conjunto dominador que tradicionalmente se desenvuelve en el grupo octavo de la Tercera.

La realidad es que la ausencia en las últimas jornadas de dos de los futbolistas más determinantes ya no solo de la Segoviana, sino de la Tercera, como son Asier Arranz y Álex Conde, ha terminado por afectar de manera lógica al fútbol del conjunto gimnástico. Los dos han evolucionado de sus respectivas dolencias, y aunque el segoviano no podrá formar aún en el once, el de Talavera sí podría hacerlo en el caso de que Manu González lo considerara necesario.

El Almazán será el rival en La Albuera a partir de las cinco de la tarde, y no se puede decir ni mucho menos que no se trate de un oponente con su peligro, ya que ha ganado más partidos como visitante, cinco, de los que ha protagonizado en su campo de La Arboleda. Cómodamente situado en la mitad de la tabla, con poco que rascar por arriba, pero sin agobios por abajo, el equipo que dirige Diego Rojas ha llegado a sorprender al Ávila en el Adolfo Suárez, o a La Bañeza en La Llanera, por lo que la Segoviana ya está avisada.

Como quiera que tanto Zamora como Arandina empataron en sus respectivos desplazamientos a Soria y Cebreros, el conjunto azulgrana tiene ante sí una buena ocasión para acercarse a tres y dos puntos de la primera y segunda posición. Pero antes de mirar la clasificación, lo mejor será fijarse en lo que puede hacer cada uno. Mejorar en el juego, y volver a ser el equipo solvente en el apartado ofensivo, y sobrio en defensa, será el primer paso.

El CD La Granja busca reaccionar en Bembibre para salir del descenso

El CD La Granja busca salir de los puestos de descenso tras caer la pasada jornada al perder contra el CD Bupolsa (1-2). El conjunto de San Ildefonso dispone de 16 puntos, los mismos que el CF Briviesca y la Cebrereña. El equipo granjeño quiere poner fin a su mala racha, pues acumula hasta siete derrotas consecutivas, en Bembibre, en un partido que dará comienzo a las 17.00 horas.

Se desplaza a tierras bercianas después de conocer la noticia de que su entrenador, Diego Yepes, tendrá que cumplir hasta diez encuentros de suspensión por dar instrucciones a su equipo desde la grada mientras cumplía un partido de sanción. Así lo dictaminó la Jueza Única de Competición de la RFEF, Carmen Pérez, además de una multa económica de 225 euros. El técnico vallisoletano recurrirá la sanción, mientras hoy hace frente al primero de los diez partidos fuera del banquillo.

En cuanto al rival, viene de empatar con el Real Ávila (0-0) y anteriormente con el Júpiter Leonés, dos equipos que se mantienen en puestos altos. Se encuentra en una zona tranquila de la clasificación, en la decimotercera plaza, pero su intención es la de alejarse cuanto más de la zona de descenso. En el duelo de la primera vuelta, que se jugó en el campo de El Hospital, ambas plantillas firmaron las tablas (1-1).

Para este choque, Yepes confía en recuperar a algunos de sus componentes que arrastran molestias, ya que en el último encuentro no pudieron ir convocados importantes jugadores como Cristian Rivas, David Arranz, Gabriel García ‘Gabi’ y Sergio Alcubilla, además de los lesionados de larga duración Víctor Velasco y Alfonso Mateos.