Los participantes en la presentación oficial del Open Castilla y León de tenis. / ALBERTO SIMÓN
Publicidad

El Centro Cultural Miguel Delibes en Valladolid acogió la presentación del Open de Tenis Castilla y León -Villa de El Espinar, que este año celebra su trigésimo cuarta edición y que, por quinto año consecutivo, acoge también la quinta edición del Torneo Internacional Femenino ITF. En el acto estuvieron presentes, entre otros, la directora del torneo, Virginia Ruano, el presidente de Honor, Pedro Muñoz, el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega Álvarez, y el director General de Deportes de la Junta de Castilla y León, Alfonso Lahuerta, así como el alcalde de El Espinar, Javier Figueredo y el presidente de la Federación Territorial de Tenis, José Luis Corujo.

Del 29 de julio al 4 de agosto, la Estación de El Espinar volverá a acoger un evento deportivo ligado a la imagen de Castilla y León. La celebración y disputa de estos torneos internacionales tiene una importante trascendencia deportiva, pero también una positiva repercusión económica en la Comunidad, derivada de la actividad comercial y turística.

En la edición de 2019, como en años anteriores, el Open ofrece dos torneos, el masculino y el femenino. En cuanto a dotación económica, el torneo masculino tendrá un premio de 85.000 euros, mientras que en el caso del femenino, la dotación asciende a 23.000 euros. El torneo de El Espinar es la única competición del mundo de estas características que se juega en unas instalaciones que están dentro de una reserva de la biosfera.

LOS TENISTAS

La novedad principal de esta edición es que tanto el torneo masculino como el femenino se disputarán en la misma ubicación gracias al esfuerzo organizativo que ha permitido ampliar las instalaciones y que el torneo se dispute íntegramente en La Estación de El Espinar.

Para tomar parte en esta edición, se han inscrito, en el torneo masculino, medio centenar de tenistas. Entre los jugadores ya inscritos del cuadro principal, hay jugadores de 13 naciones: Italia, Alemania, Colombia, Bosnia y Herzegovina, Holanda, Francia, Turquía, Rusia, Argentina, Uzbekistán, Eslovenia, Países Bajos y España. El primer clasificado hasta el momento está en el puesto 157 de la ATP, y se trata del francés Quentin Halys, que como mejor resultado tiene el haber ganado los torneos Challengers de Nanchang y Quimper. Sobresalen también en el cuadro el español Nicola Kuhn, 238 ATP y gran promesa del tenis nacional, y Roberto Ortega, Carlos Boluda, Andrés Artuñedo y el italiano Luca Vanni, que ya fue campeón en el año 2017.

Por su parte, en el torneo femenino, ya se han inscrito jugadoras de 21 países, con un importante incremento de la presencia internacional, que el año pasado rondó las 16 nacionalidades. Dentro del cuadro principal hay jugadoras procedentes de Países Bajos, Bulgaria, Rusia, Polonia, Rumanía, Ucrania, Turquía, Alemania y España. Hay 3 jugadoras entre las 250 primeras de la WTA. Entre ellas está la holandesa Arantxa Rus, así como Elitsa Kotsova y las españolas Cristina Bucsa y Olga Sáez, además de Ursula Radwanska, hermana de la campeona del Master WTA, Agnieszka Radwanska.

Este año también se disputará un torneo cadete en el que participarán 32 jugadores de toda España con el objetivo de proporcionar un espacio de desarrollo a los valores emergentes.

REPERCUSIÓN

El torneo volverá a contar un año más con un programa de actividades paralelas de promoción deportiva, enológica, turística y cultural, que contribuyen a dinamizar la zona durante los días del torneo, fomentando la riqueza y el empleo. Junto a esta dinamización, el torneo tuvo, en la edición pasada, una repercusión mediática importante, gracias a su presencia en más de noventa medios de comunicación y la cobertura televisiva a través de Castilla y León Televisión y Teledeporte, así como el acceso a portales de internet con internautas de más de 100 países.