La plantilla del Mesenor Nava celebra el título en la fuente de Nava de la Asunción. / BALONMANO NAVA
Publicidad

En ocasiones, el deporte hace justicia con los méritos contraídos por unos y otros, y en el caso del conjunto del Leche Mesenor Balonmano Nava, sí llegó esa justicia en forma de título de liga y clasificación para la fase de ascenso, después de que se cumplieran las dos premisas necesarias para lograr el éxito, como eran que el Moralejo Zamora perdiera en su desplazamiento a Valladolid, y que el conjunto navero que dirige Félix García lograra la victoria en su partido ante el Vinosvestusta.com Villa de Aranda.

Como quiera que el equipo zamorano perdió en la jornada del sábado, el Mesenor saltó a la cancha del nuevo pabellón de Nava consciente de que una victoria le daría directamente el título de liga. Y no se puede negar que los segovianos salieron algo presionados a la cancha, ya que tras un igualado inicio, el conjunto arandino logró una renta de tres goles (4-7), que obligó al técnico local a pedir un tiempo muerto para aclarar las ideas de sus jugadores.

El tiempo muerto fue mano de santo, porque el Mesenor Nava logró fijar bastante más su sistema defensivo, acercarse en el marcador y, aprovechándose de la descalificación del visitante Nebreda, remontar el marcador logrando una renta de tres tantos (14-11) con la llegada del descanso.

A PRUEBA DE NERVIOS

La segunda parte puso a prueba los nervios de los jugadores locales, y de los aficionados que se dieron cita en el nuevo pabellón de Nava. El Vinosvestusta amagó con una reacción, pero los segovianos aprovecharon a la perfección los dos minutos que tuvieron de superioridad por la exclusión de un jugador visitante para endosar un 3-0 en el electrónico que elevó la renta hasta una tranquilizadora distancia de seis goles (19-13) con 23 minutos por jugar.

Pero el partido no estaba ganado ni mucho menos, y la reacción del equipo arandino vino a coincidir con unos malos minutos de los de casa, que mediada la segunda parte vieron cómo sus oponentes se colocaban a un solo gol de diferencia, metiendo mucha presión a los de Félix García, que de nuevo paró el partido muy a tiempo.

Tirando de los veteranos, y con Pablo Rodríguez muy acertado en sus lanzamientos, el Mesenor Nava aguantó el tipo, y poco a poco fue elevando su renta favorable, llegando a los últimos minutos de encuentro con el marcador sentenciado a su favor, y el título de liga en la mano. La fase de ascenso espera, pero nadie le podrá quitar ni un solo mérito al filial navero, que ha realizado una espectacular campaña.